correr atusaludenlinea

Una de las partes fundamentales del entrenamiento es la técnica de carrera; con ella no solamente correrás mejor, sino que además lo harás de forma más segura, evitando lesiones.

Lea también: Las graves consecuencias de un golpe en los testículos

Normalmente para un corredor ameteur es suficiente con incluir un día de entrenamiento de técnica de carrera a la semana; no tienes porqué dedicar exclusivamente ese día tan solo a la técnica, sino que puedes combinarla con el entrenamiento de fuerza.

Para ponerte las cosas más sencillas te dejamos algunos ejercicios de técnica de carrera, que no pueden faltar en tus entrenamientos.

Carrera de puntillas

Intentamos elevar los talones lo máximo posible mientras estamos caminando con pasos cortos. Nuestra espalda está erguida y el braceo va acompasado a nuestros pasos. Este ejercicio nos sirve para mejorar la musculatura de nuestros pies, en muchos casos la gran olvidada de los corredores.

Skipping alto

Existen diversas formas de hacer el skipping, siendo la más común el skipping alto. En el skipping alto, corremos hacia delante apoyándonos solo sobre la punta de los pies, y elevando las rodillas por encima de la altura de nuestra cadera. Intentamos mantener la verticalidad activando la musculatura de la zona media.

Skipping bajo

Dentro de las variaciones del skipping, el skipping bajo nos obliga a dar pasos pequeños y muy rápidos sin apenas levantar las rodillas. Es un buen ejercicio para mejorar la entrada de antepié y para mejorar la coordinación de las piernas y de estas con los brazos.

Skipping a una pierna

Además de variar la altura de las rodillas al hacer el skipping, también podemos trabajar las dos piernas a la vez o una sola de forma unilateral. En esto consiste el skipping a una pierna, más difícil de coordinar ya que las dos piernas no realizan el mismo movimiento, pero igualmente importante para nuestros entrenamientos. Intenta que en el caso e la pierna que está efectuando el skipping, su período de contacto con el suelo sea lo más corto posible.

Hasta ahora nos hemos movido hacia delante o hacia el lado, pero conviene también incluir algún ejercicio de técnica de carrera que implique correr de espaldas. Antes de nada, es mejor asegurarse de que nos movemos en un entorno seguro y que no hay más corredores u obstáculos que puedan propiciar una caída. Corremos unos metros hacia atrás, flexionando las rodillas, entrando siempre con el antepié y coordinando el movimiento de los brazos.

Con información de Vitónica

Comenta y se parte de nuestra comunidad