francia covid-19
Foto Referencial

Científicos franceses están desarrollando una prueba rápida casera en el celular para detectar el covid-19

«Intentamos desarrollar un dispositivo portátil, para que todo el mundo puedo utilizarlo desde casa y saber si eres covid positivo o negativo», dijo Sabine Szunerits Profesora de Nanomateriales de la Universidad de Lille.

Desde el pasado mes de marzo, los científicos han centrado sus esfuerzos en la prueba que utiliza partículas diminutas de los cuerpos que tienen de animales, como camellos y llamas.

Cuando el dispositivo entra en contacto con los cuerpos, interactúan con la proteína de la espiga del coronavirus.

Y se producen variaciones en una corriente eléctrica que se ven reflejadas en el celular.

«Alguien tiene que tomar una muestra con un hisopo nasal y luego se coloca directamente sobre el electrodo», afirma Szunerits.

«Ahora puedes apoyar el teléfono en la mesa e irte a tomar un café o un helado, tomar una ducha y a los 10 minutos regresas y colocas un agente revelador en la interfaz», explica Szunerits.

Al activar el celular se producirá una señal y dependiendo de su altura, se puede saber si eres covid positivo o negativo, detalla la profesora.

La prueba todavía es un prototipo y no ha sido aprobada para su uso general.

Pero sus inventores afirman que los primeros ensayos con 300 muestras se tuvo el 90% de precisión comparada con las pruebas PCR.

Científicos franceses harán el ensayo en 1.000 personas

La siguiente fase será un ensayo de tres meses con más de 1.000 personas, para certificar la veracidad del dispositivo que detecte el coronavirus.

Las autoridades francesas han colocado bajo vigilancia reforzada, a 20 departamentos debido a un creciente número de casos de covid-19.

Esos departamentos -un quinto del total y que incluyen París y sus suburbios- «acumulan indicadores desfavorables», alertó el primer ministro, Jean Castex.

Actualmente, se registra un nivel de incidencia de unos 250 casos por cada 100.000 habitantes.

Con una presión hospitalaria «cercana al umbral crítico» y una «circulación viral que empieza a acelerarse seriamente», detalló Castex.

El objetivo es evitar a toda costa un tercer confinamiento total, que sería devastador para la economía francesa, que supone un alto costo político a 14 meses de las elecciones presidenciales.

En el territorio francés ya rige un toque de queda entre las 18.00 y las 06.00 horas y los restaurantes, cafés, bares, museos y cines están cerrados.

Con información de www.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad