hafefobia atusaludenlinea
Foto cortesía

La hafefobia, también llamada haptephobia, es el temor acusado, persistente e irracional a ser tocado físicamente por otras personas; muchos pueden sufrir una fuerte, intensa e inmediata reacción de ansiedad.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

Cristina Mae Wood, doctora europea en Psicología, especialista en Ansiedad y Estrés y miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid, refiere que “si se ha confirmado el diagnóstico por especialistas, podrían darse las dos opciones, que afecte solo con desconocidos o también con personas significativas para el paciente con hafefobia”.

Según Mae Wood, “la hafefobia puede aparecer en la más tierna infancia sin saber por qué o se puede aprender por observación o si ha habido algún trauma en la familia, por ejemplo, si una madre cuenta a su hijo que ha sufrido una violación y que no soporta que un extraño le roce”. 

Los síntomas que presentan los pacientes con hafefobia se enmarcan en el triple sistema de respuesta de la ansiedad.

«Estos pensamientos se pueden relacionar con la posibilidad de contagiarse de Covid-19 o contagiar a los demás, pensamientos de muerte u otros asociados a consecuencias que se perciben como catastróficas”. 

Mujer con mascarilla con ansiedad por hafefobia.
Foto cortesía

Se puede experimentar una sensación de ahogo, sudoración, sensación de tener una bola en el estómago, tensión muscular entre otros. Finalmente, a nivel conductual, se encuentran situaciones de «huida» o escape en las que sea próximo el contacto con otros.

 “Los pacientes con hafefobia no tienen por qué sufrir otras fobias u otros trastornos mentales, pero tener una fobia diagnosticada aumenta la probabilidad de tener otra”, afirma la psicóloga clínica.  

Hafefobia, el miedo a tocar y ser tocado por temor a contagiarse de covid19  - Uppers
Foto cortesía

“Si la hafefobia está asociada al miedo a contraer una enfermedad a través de otras personas, como el coronavirus, sí que suele correlacionarse con el trastorno de ansiedad por enfermedad (lo que antes se conocía como hipocondría o hipocondriasis)”, especifica Mae Wood.

“Los tratamientos psicológicos que han mostrado mayor evidencia de eficacia son la terapia de exposición y también la terapia cognitiva y de defusión para trabajar determinados pensamientos irracionales que suelen estar presentes. Ayudan mucho las técnicas de relajación, como la relajación muscular de Jacobson”, indicn los expertos

Con información de: CuídatePlus.

Comenta y se parte de nuestra comunidad