esófago de Barrett
Foto Referencial

El esófago de Barrett, se diagnóstica con mayor frecuencia en personas con enfermedad de reflujo de larga data, por regurgitación crónica de ácido desde el estómago, hasta la parte inferior del esófago.

Así lo indica, la Dra. Claudia Petrucci P, Gastroenterólogo, quien recuerda que abril es el mes de la prevención del cáncer de esófago, por lo que es propicio hablar de esófago de Barrett.

“El esófago de Barrett, es considerado una lesión pre maligna y los pacientes que lo desarrollan tienen un riesgo mayor de un tipo de cáncer de esófago llamado adenocarcinoma”, detalla la Dra. Petrucci P.

Esto debido a la acción continua del ácido sobre la mucosa del esófago, dice la Gastroenterólogo, al señalar que las células de esta comienzan a tener cambios.

“Y se hacen más parecidas a las de la mucosa del estómago y del intestino”, precisa la Dra. Petrucci P.

Aclara la Gastroenterólogo, que los síntomas no se relacionan con el esófago de Barrett, sino con el reflujo gastroesofágico.

“Es decir: ardor, dolor en el pecho, regurgitación ácida, dificultad para tragar. Pero algunos pacientes pueden no tener síntomas”, precisa la Dra. Petrucci P.

También existen factores de riesgo como tener reflujo que no mejora con medicamentos que inhiben la secreción de ácido en el estómago o que amerite su uso de forma continua y prolongada.

Esófago de Barrett puede ser hereditario

Así como ser hombre, mayor de 50 años, de raza blanca, padecer sobrepeso u obesidad, detalla la Gastroenterólogo.

“Además de ser fumador o haberlo sido y tener antecedentes familiares de esófago de Barrett o cáncer esofágico”, asegura la Dra. Petrucci P.

El diagnóstico de esófago de Barrett, dice la Gastroenterólogo, se hace mediante una endoscopia digestiva superior o gastroscopia.

“Donde se detectan signos de cambios en el esófago y es a esa zona donde deben ir dirigidas las biopsias en forma sistemática”, afirma la Dra. Petrucci P.

El diagnóstico definitivo se hace por biopsia y es el médico patólogo quien confirma esos cambios característicos de las células.

“Y si hay o no cambios premalignos llamados displasia que pueden ser de diferentes grados de severidad”, sostiene la Gastroenterólogo.

Sin embargo, solo un pequeño porcentaje de pacientes desarrollan esófago de Barrett, asegura la Dra. Petrucci P.

Esófago de Barrett es tratado con medicamentos inhibidores de la secreción del ácido

“Los pacientes con esófago de Barrett deben someterse a una endoscopia anual para control y seguimiento y esto variará de si hay o no displasia en las biopsias”, añade la Gastroenterólogo.

El tratamiento va dirigido, en ausencia de displasia, a controlar la enfermedad de reflujo con medicamentos que inhiben la secreción de ácido y en los cambios de estilo de vida.

“Una opción es hacer una cirugía antirreflujo, sin embargo debe quedar claro, que esto no trata el esófago de Barrett, trata la enfermedad de reflujo, aclara la Dra. Petrucci P.

Existen algunos tratamientos disponibles que pueden destruir el tejido de Barrett y disminuir la aparición de cáncer en algunos pacientes que incluyen uso de luz y productos químicos especiales.

“Como la terapia fotodinámica, así como calor como el caso de la radiofrecuencia, ablación térmica con argón plasma y la mucosectomía endoscópica”, detalla la especialista.

Dificultad para tragar es un síntoma

Por lo que hace énfasis en que es necesario que el paciente analice la posibilidad y efectividad de estos tratamientos con su Gastroenterólogo.

La Dra. Petrucci P, resalta que se debe consultar el médico de cabecera si se tiene:

  • Síntomas severos o frecuentes  de reflujo gastroesofágico
  • Tomas medicamentos de venta libre para el control de la acidez y el ardor de estómago más de 2 veces por semana  o si tienes poca o ninguna mejoría con su uso
  • Dificultad para tragar
  • Vómitos con sangre de color  rojo o parecidos a la borra de café
  • Evacuaciones con heces negras o color vino
  • Pérdida de peso o del apetito que no tienen explicación

“Recuerda si tienes problemas de reflujo ácido durante más de 5 años, pregúntale a tu  médico acerca del riesgo de tener esófago de Barrett”, alerta la Dra. Petrucci P.

La probabilidad que una persona con esófago de Barrett pueda padecer cáncer es bastante baja, “aproximadamente de 0,5 %”, asegura la Gastroenterólogo.

Por lo tanto el diagnóstico de esófago de Barrett no debería ser motivo de alarma, destaca la  Dra. Petrucci P.

“Sin embargo, es aconsejable someterse a exámenes de endoscopia digestiva superior con biopsia para prevenirlo y descartarlo”, acota la Gastroenterólogo.

Comenta y se parte de nuestra comunidad