Gratitud
Foto Referencial

Según Marco Tulio Cicerón​, jurista, político y filósofo, «la gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás.»

La palabra gratitud procede del latín gratitūdo y, según la RAE, es “el sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera«.

En este sentido, la gratitud es algo que sentimos y que además nos impulsa a la acción. A través de ella, reconocemos las cosas buenas de nuestras vidas, ya sean intangibles o tangibles, y actuamos en consecuencia de esto.

También es un rasgo de carácter, por lo que una persona agradecida equivale a sentirse más satisfecho con la vida. La psicología positiva, que investiga aquello que podemos hacer para mejorar nuestra percepción del bienestar, ha mostrado especial interés por esta cualidad.

Muchos estudios evidencian que las personas que practican la gratitud reportan beneficios que van desde mejorar sus emociones, desarrollar mayor empatía e incrementar la salud física.

Además la gratitud es una gran vacuna contra el pesimismo. Las personas agradecidas priorizan y ponen el foco en lo que sí tienen y poseen, y no en lo que les hace falta. Parece que miraran la vida con unas gafas con un filtro polarizado diferente y especial, son personas que desprenden más ilusión y mucha menos queja.

Relación entre la gratitud y la salud mental

Foto Referencial

Según el Centro de Investigación de Conciencia de la Atención Integral de la UCLA, en Los Angeles, EEUU, expresar gratitud cambia literalmente la estructura molecular del cerebro, mantiene la materia gris funcionando y nos hace más saludables y felices.

Cuando sientes felicidad, incide de forma positiva en el sistema nervioso central. Eres más pacífico, menos reactivo y menos resistente. Y la gratitud es la práctica más efectiva para estimular los sentimientos de felicidad.

Cultivar la práctica de la gratitud puede remodelar las vías neuronales y reconectar el cerebro para que piense de manera más positiva, aumentando así nuestra capacidad para manejar situaciones desafiantes, enfrentar la depresión y disminuir el dolor físico. 

Al generar sentimientos de agradecimiento activamos el sistema de recompensa del cerebro, localizada en un área llamada “Nucleo Accubens”, ello estimula el hipotálamo que promueve la producción de dopamina que produce la sensación de bienestar, felicidad, placer y vitalidad. 

De igual modo, sentirnos agradecidos activa el córtex del cíngulo anterior, vinculado a la empatía y las emociones. Un área del cerebro en la que se experimentan sentimientos de satisfacción y otras emociones positivas.

En un estudio realizado a través de imágenes de resonancia magnética se observó que los participantes de una investigación que practicaron la gratitud no solo reportaban un aumento en la modulación neural, provocada por cambios en la corteza prefrontal medial, sino que eran más capaces de manejar las emociones negativas (como la culpa) y estaban más dispuestos a ser útiles y amables. 

Beneficios de la gratitud

Foto Referencial

 La gratitud tiene efectos neurológicos que mejoran nuestra salud. Entre estos beneficios se encuentran: 

  1. Reduce la producción de cortisol, la llamada hormona del estrés, con lo que disminuyen los efectos del estrés crónico.

2. Los sentimientos de gratitud disminuirán los niveles de dolor debido a la afluencia de la dopamina. 

3. Promueve un mejor sueño, fortalece nuestro sistema inmunológico y mejora la sanación y la regeneración más rápida del cuerpo. 

4. El hipotálamo se activa cuando sentimos agradecimiento o al realizar actos de bondad. Ello nos afecta directamente ya que el hipotálamo es la parte de nuestro cerebro que regula funciones corporales, como el apetito, el sueño, la temperatura, el metabolismo y el crecimiento. 

5. La gratitud se asocia con niveles más altos de colesterol bueno (HDL) y niveles más bajos de colesterol malo (LDL), esto ayuda a bajar la presión arterial y mejora la oxigenación del cerebro.  

6. Otro motivo por el que la gratitud contribuye al bienestar del cerebro.

7. Ayuda a superar el estrés y el trauma. Incluso de una experiencia poco buena, negativa y desagradable, poniendo en práctica la fortaleza de la gratitud, tu estrés se reducirá y por tanto te podrás recuperar más rápidamente. ¿cómo? agradece el aprendizaje que obtuviste del fracaso, de los errores también se aprende. No se trata de negar la situación, sino de aceptar el hecho y buscar una salida, una solución. El trauma durará menos y tu actitud será más positiva tras agradecer lo que aprendiste. De todo se aprende, no lo olvides..  

Igualmente, la gratitud nos hace más resistentes a los eventos traumáticos y estresantes. Según un estudio que se realizó en veteranos de la guerra de Vietnam, quienes sentían más gratitud día a día, fueron menos susceptibles a los efectos del estrés post-traumático. 

¿Cómo practicar la gratitud?

Foto Referencial

 Algunas formas sencillas de comenzar a practicar la gratitud como rutina diaria son las siguientes:

  1. Cada mañana al levantarte, reserva un minuto para escribir dónde te gustaría centrar tu gratitud ese día. Después de eso, cierra los ojos y siéntate por un momento para enfocarse en esa cosa o persona de una manera positiva que genera una sensación de calor dentro. Ese sentimiento es gratitud, y una vez que lo sientas, respira profundamente y deja que se funda con tu conciencia.
  2. Por la noche anota en tu diario de gratitud tres cosas por las que sientes agradecimiento (3 cada día, ni más ni menos).
  3. Otra forma es, escribir una carta de agradecimiento a alguien de tu pasado que haya influido positivamente en tu vida, puede ser algún familiar, amigo, jefe, compañero de trabajo o ex pareja. Tómate tu tiempo para redactar la carta, hazlo tranquilo. Expresa todas las grandes cualidades de esa persona y cómo y por qué ha impactado en  tu vida para mejor. Dirígete a él o a ella en primera persona y de manera muy clara describe lo que estás haciendo ahora, y cómo recuerdas constantemente su acto de generosidad o de amabilidad que ahora le quieres agradece
  4. Elogia a personas a las que no sueles alabar. (Con sinceridad por supuesto)
  5. Mira por la ventana, o sal a la calle, y encuentra algo que apreciar, como la forma en que el sol se refleja en una superficie, un elemento arquitectónico de un edificio, una hoja caída, granos de arena en la playa, etc.
  6. Ayuda a alguien a descubrir la gratitud.
  7. Proponte decirle todos los días a tu pareja o a una persona amiga algo que aprecias de ellos.
  8. Mírate en el espejo mientras te lavas los dientes, y piensa en algo que has hecho bien recientemente o algo que te gusta de ti.

La gratitud es un hábito

Foto Referencial

Si eres de las personas que contantemente están sumergidos en la queja, entonces debes comenzar a experimentar la gratitud. Para ello, no es suficiente con practicarla durante un par de días. Debes adquirir el hábito de esta nueva perspectiva de manera regular.

Si no estas acostumbrados, puede que al inicio te resulte forzado y te cueste encontrar aspectos por los que agradecer. No obstante, con el tiempo se volverá algo natural y los beneficios se harán claramente visibles.

La gratitud nos mantiene en el momento presente, en el “aquí” y “ahora” ayudándonos a no asumir nada como eterno o dado “por nada”. También evita que nos mantengamos lamentándonos de cosas del pasado.

De esta forma ocupar nuestra mente “agradeciendo” evita “rumiar” el pasado y nos permite apreciar genuinamente lo que disfrutamos en el momento actual.

Recuerda como dice el refrán que es de bien nacido, ser agradecido, así que empieza a sentir agradecimiento por todas las experiencias de tu vida, a fin de superar el estrés y el trauma.

Incluso en una experiencia poco buena, negativa y desagradable, puedes poner en práctica la gratitud, pero ¿cómo? agradecer el aprendizaje que obtuviste del fracaso, de los errores también se aprende.

No se trata de negar la situación, sino de aceptar el hecho y buscar una salida, una solución. El trauma durará menos y tu actitud será más positiva tras agradecer lo que aprendiste. De todo se aprende, no lo olvides.

Lea También: Mindfulness: cómo aquietar la mente en los momentos difíciles

Con Información de: mejorconsalud.as.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad