el sexo no fluye
Foto Referencial

Uno de los problemas más frecuentes que enfrentan las parejas son los bloqueos en la intimidad. De hecho, especialistas aseguran que el principal motivo de las consultas es cuando el sexo no fluye.

La mayoría exponen que no acaban de conectar, que se sienten distanciados y que el sexo termina siendo un problema que les hace llegar a plantearse si continuar o no con la relación.

El resto de aspectos tienden a fluir y funcionan como equipo, y eso les hace entender aún menos por qué no funciona la sexualidad en pareja. Hay muchísimas causas posibles, y cada pareja es un mundo, pero podemos enumerar algunos bloques más o menos definidos y generales.

Lo más importante es comunicar las cosas a tiempo, sin esperar que el tiempo resuelva el problema, porque normalmente hace el efecto contrario: lo único que se consigue es que el bloqueo y el malestar se vayan instaurando en el sexo de la pareja.

Causas principales cuando el sexo no fluye en una pareja

Foto Referencial
  1. Dificultades desde el inicio de la relación: hay parejas que desde el comienzo no conectan en este ámbito, pero el resto de los aspectos funcionan muy bien, lo que les hacen seguir avanzando y relativizan la sexualidad. Pero ésta desconexión sexual, con el tiempo, va ganando peso hasta convertirse en un malestar importante. Si ambos se sienten igual es más fácil trabajar el problema. Lo difícil es cuando solo uno de los dos desea mejorarlo.

2. Cuando se ha roto la fluidez sexual: esto se puede generar por alguna preocupación o problema de índole familiar, económico o laboral que atraviese uno de los miembros de la pareja, lo que incide en el estado de ánimo para conectar con la sexualidad. Esto también puede ocurrir en las relaciones a distancia, donde la dinámica cambia y existe dificultad para el encuentro sexual.

3. Cambio de etapa vital: cada etapa de la relación es distinta, y el problema viene cuando cada uno la vive de un modo diferente y con unas necesidades dispares. El momento de la paternidad y la maternidad es uno de ellos. Es una etapa clave donde hay que reconectar y funcionar como equipo, pero tiende a ocurrir lo contrario. Por lo tanto, las parejas deben evitar la monotonía, ya que esto disminuye la libido.

Foto Referencial

4. Malestar en el terreno sexual. si la pareja ha sufrido dolor, pérdida de erección, etcétera, es probable que la pareja sufra un bloqueo en ese terreno. Lo mejor en este caso es atacarlo de forma directa acudiendo a un profesional especializado.

5. Los conflictos de pareja. Las discusiones y enfrentamientos también pueden ser la causa de un problema sexual. Si sientes que tu pareja no es tu amigo sino tu enemigo, el sexo disminuirá. La tensión diaria y los problemas de pareja generan inevitablemente piedras en el camino de la intimidad.

Lo importante es no dejar que el tiempo y la distancia ganen la batalla. No olvides que siempre tienes la opción de acudir a un psicólogo especialista. En muchas ocasiones, una ayuda de un profesional resuelve muchos aspectos íntimos que parecían muy complejos.

Lea También: El sexo kink o kinky: la sexualidad atrevida que busca satisfacer fantasías

Con Información de: Glamour.mx

Comenta y se parte de nuestra comunidad