rizos

Los rizos y las ondas nunca pasan de moda, y la última tendencia es llevarlos de forma natural. Sin embargo, para las que tienen el cabello liso deben recurrir a fuentes de calor como secadores, planchas y tenazas para conseguir un cabello ondulado.

Como consecuencia, el calor que desprenden acabará dañando de forma grave la salud de tus fibras capilares y resecará el cabello demasiado.

Para que esto no ocurra, te mostramos las claves para lucir peinados con ondas naturales sin necesidad de someterlo a altas temperaturas. ¡Descubre cómo realizar distintos tipos de ondas sin calor!.

Trenzas pequeñas

Foto Referencial

Un truco que siempre funciona a la hora de querer rizar tu cabello es hacerte muchas trenzas de todos los tamaños y dejártelas durante toda la noche y levantarte con unas ondas de sirena que se llevan mucho.

Twist retorcidos o mechones sujetados con pinzas

Si no tienes tiempo para hacerte tantas trenzas, también puedes retorcer el pelo o hacer twist con mechones pequeñitos con el pelo medio mojado, sujetar con horquillas y dejarlos secar durante horas o dormir con ellos para levantarte con unas ondas deshechas o surferas espectaculares.

Puedes ir colocando los twist o retorcidos hacia atrás con una pinza o poner unas gomitas haciendo la raya en medio y hacer esos retorcidos y sujetarlos detrás para conseguir unas ondas sueltas y unos rizos estupendos al soltarlos.

Usando mini tubos

Foto Referencial

Los mini tubos siguen siendo de las mejores técnicas para rizar y ondular el cabello sin emplear calor. Por esta razón han perdurado a lo largo del tiempo y siguen siendo de las herramientas más implementadas. Eso sí, no podemos negar que para obtener un acabado perfecto requiere de tiempo y paciencia, pero bien vale la pena.

Sólo necesitas elegir aquellos que vayan de acuerdo al tipo de acabado que desees lograr (grandes para ondas sueltas o pequeños para rizos apretados). Colócalos sobre el cabello húmedo y permite que seque por completo para después retirarlos.

Rizos con efecto scrunch

Foto Referencial

El secreto está en texturizar el pelo húmedo con una capa generosa de mousse o spray de sales marinas. Después, coloca las puntas en la palma de tu mano y estruja suavemente hacia la raíz para darle forma al cabello. Una vez que quede rizado, con tus dedos define aquellos mechones que necesiten mayor forma, dándoles unas pequeñas vueltas.

Churritos al frente

Foto Referencial

Si ya alisaste tu cabello pero quieres lograr unas ondas como las de peluquería, sólo haz dos churritos y pásalos por el frente, sujeta con una liga y espera una hora a que se marquen las ondas.

Lea También: ¿Cabello dañado? Tips para mantenerlo saludable

Con Información de: Glamour.mx

Comenta y se parte de nuestra comunidad