mindfulness infantil
Foto Referencial

El mindfulness infantil es una herramienta de gestión emocional para niños y adolescentes, que les permite desconectarse de la realidad.

Así lo asegura Thalía Hernández, Psicopedagoga y coach familiar, quien explica que el mindfulness es una técnica popularizada en los colegios, por los resultados que ha tenido.

Sobre todo en el Reino Unido, Estados Unidos, España, que ha sido pionera y también en Colombia, que está realizando programas pilotos.

«Para los niños es más fácil estar en atención plena, y el mindfulness es más de estar conectados con la meditación», dice Hernández.

La especialista considera que el mindfulness infantil les permite tener como estilo de vida herramientas cuando van a comer o jugar.

«Para un niño de tres o cuatro años jugando con legos, el tiempo es como si se detuviese», resalta Hernández.

«Están tan concentrados en la actividad, que se desconectan de la realidad», agrega la especialista.

Lo que se debe ser a recordar al niño son las técnicas de respiración del mindfulness.

«Debe acostar donde no haya ruido de ningún tipo, ni distracción y colocarle un objeto como un peluche en el abdomen, pedirle que inhale y exhale», explica Hernández.

Dice que con esto el niño verá que su abdomen va a subir y bajar con el peluche y esto le dará tranquilidad, como parte del mindfulness infantil.

Refiere la Psicopedagoga que a los padres se les pide que al momento de sentarse a comer, apaguen los dispositivos electrónicos y traten de hacer un ritual.

«Para descubrir los sabores de los alimentos y la textura, que se hace  practicando mindfulness«, resalta Hernández.

Incluso el mindfulness infantil se recomienda para aquellos niños que tienen trastornos de déficit de atención, autismo, ansiedad y depresión, por el reconocimiento de la emoción.

Mindfulness infantil busca que los niños expresen sus sentimientos

«No es buscarla, sino que las sienten y si la pueden describir de qué color sería o si la pueden dibujar, cómo sería», afirma la especialista.

«Para de esta manera se está permitiendo que lo expresen adecuadamente sus sentimientos», dice Hernández.

La experiencia del mindfulness también está a nivel escolar, destaca la coach familiar que antes del confinamiento los niños luego de que regresaban del recreo.

«En vez de pedirles que abrieran los cuadernos, se les pedía que respiraran de tres en tres. Inhalar, contar hasta 3, exhalar y así sucesivamente», precisa Hernández.

Y de esta manera se daban cuenta que el cambio es casi automático y tan sencillo que pareciera que no diera resultados, «pero en 8 semanas se ven», indica la especialista.

Agrega que el mindfulness infantil se utiliza a partir de los 4 años de edad, para que cuando sean adolescentes, sean menos violentos y tengan mejores maneras de relacionarse mucho menos reactivas.  

Thalía Hernández, Psicopedagoga y coach familiar, coloca a disposición su cuenta @Thalíacoach en Instagram para ampliar detalles de este y otros temas de interés.

Comenta y se parte de nuestra comunidad