síndrome de peter pan atusaludenlinea
Foto cortesía

Seguro recuerdas a Peter Pan, el cuento infantil del niño eterno, vestido de verde, que resiste a crecer y asumirse como adulto; al parecer, la literatura pasó a la triste realidad.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

El psicólogo Dan Kiley describió por primera vez el síndrome Peter Pan como un complejo en muchos hombres que se niegan a crecer, madurar y asumir responsabilidades y compromisos.

El hombre quiere que la pareja, maternalmente, se haga cargo de sus necesidades… Hasta las fisiológicas. Su comportamiento es literalmente el de un niño, hace tonterías, cuenta chistes y quiere ser el alma de la fiesta.

Sientes que ser un adulto resulta una gran carga? Descubre el síndrome de Peter  Pan | MUJER | OJO

– Tiene mamitis congénita, por lo que la mujer de sus sueños debe tener de algún modo (emocional, físico o ambos) los atributos de quien lo parió.

– Parece que se ama más que a ti. Suele hacer berrinches o enfadarse contigo cuando algo no le sale bien o no le satisfaces uno de sus caprichos.

– Empieza trabajos y proyectos que deja pronto… incluidas relaciones de pareja. Piensa en sus novias anteriores.

– Se viste como adolescente a pesar de que hace muchos años dejó atrás esa etapa, (con jeans rotos, tenis, aretes, patineta) . Lo peor, se comporta igual.

-Promete y rara vez cumple, siempre con excusas muy inverosímiles.

– Anda de conquistador … tras chicas que bien podrían ser sus hijas.

-Es fanático gritón de los videojuegos, luchitas, empujones y bromas.

El Síndrome de Peter Pan

“¡Quiero ser siempre niño!”, repetía Peter Pan en el cuento de James Barrie. Y anclados en la inmadurez del árbol, racimos de caballeros están involucionando ante el terror de los años y las obligaciones. Ese pavor se traduce en ansiedad, angustia, soledad, baja autoestima e inseguridad.

“Las chicas que quizá tengan un fuerte instinto maternal o que de pequeñas fueron educadas para ser una buena niña/hermana/novia/esposa y madre, son la presa más fácil para un Peter Pan”, advierte la psicóloga de pareja Eva Fauche.

Sin embargo, si tú no quieres asumir ese rol y deseas ayudar a ese ‘adolescente’ que duerme contigo, lo primero que debes hacer es convencerlo y concientizarlo de que tiene un problema, ubicarlo con palabras y hechos, para que a relación dure.

Comenta y se parte de nuestra comunidad