brasil
Foto Referencial

La Organización Mundial de la Salud (OMS), pidió al gobierno brasileño  tomar medidas serias, frente al colapso sanitario por covid-19.

El número de contagios y el manejo de la pandemia, preocupa por las variantes del virus que son más contagiosas, situación que ha llevado al colapso sanitario.

Se cumple un año de la primera muerte por coronavirus en Brasil y en la calle la sensación es de tránsito y transporte público a rebosar.

Algunos consideran que si el gobierno ayudara de alguna manera a la población a quedarse en casa, las calles no estarían tan abarrotadas.

Ni los hospitales no estarían tan llenos y se tendría mayor control sobre la situación.

Pero la mayoría necesita trabajar y por eso todo está repleto como los hospitales.

Mientras los hospitales y cementerios están al límite de su capacidad, la agencia de vigilancia sanitaria del país ha decidido tomar nuevas medidas.

Esto para frenar el peor registro de fallecidos por covid-19, después Estados Unidos, en el país que tiene más casos de registros por millones de habitantes en América Latina.

Ante el colapso sanitario, la vacuna de Oxford ha venido siendo utilizada de emergencia en Brasil, pero ahora se ha aprobado su registro definitivo.

Con autorización para la fabricación de la vacuna anticovid-19 en Brasil y como otra de las medidas del regulador sanitario se encuentra también la aprobación del fármaco remdesivir.

El cual está desarrollado originalmente para tratar la hepatitis B, pero los resultados y grandes estudios clínicos demuestran que reduce las tasas de mortalidad del virus.

Colapso sanitario: 2 mil fallecidos diarios

Con esta situación del colapso sanitario, el país actualmente es el epicentro mundial de la pandemia con más de 2.000 fallecidos diarios. 

En un principio el presidente brasileño Jair Bolsonaro, apostó al antídoto de Oxford y Astrazeneca, pero es insuficiente la llegada de las dosis.

El mandatario se tuvo que abrir a otros inmunizantes como el chino coronavac y la vacuna de Pfizer-BioNTech.

No se sabe si hay suficientes camas, ni hay mucha idea de cómo se está controlando la enfermedad.

O si las medidas que se implementaron en el gobierno,  deberían tomarse a nivel nacional para ayudar a contener el avance de la enfermedad. 

Actualmente, Brasil cuenta con 15 millones de dosis y nueve millones de personas vacunadas, lo que representa el 4% de la población.

Pro un año en el virus ha segado la vida de casi 273 mil personas, es decir, el 10% de fallecidos en todo el planeta.

Con información de www.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad