La infertilidad masculina
Foto Referencial

La infertilidad masculina supone una vergüenza silenciosa. Mientras que las mujeres tenemos más opciones para encontrar una comunidad que nos apoye, los hombres aún no se unen a esta conversación tan necesaria.

Los hombres SÍ sienten deseo de tener hijos, incluso en algunos caso, uno mayor que las mujeres, pero lo que sí es real es que están menos dispuestos a recurrir a las técnicas de reproducción asistida. Y esto no se debe más que a un tema tabú.

Y aunque no me ha tocado lidiar con mi esposo con este tema, pues siempre ha estado abierto a todas las opciones que puedan ayudarnos, siento que es importante abordar este tema, pues nadie escoge una situación de infertilidad. No es culpa de nadie, y la dificultad esté del lado que esté, siempre debe manejarse en pareja, una situación que los envuelve a ambos, esto ayuda mucho a disminuir el sentimiento de culpa.

Hace varias décadas, cuando una pareja solicitaba ayuda médica, acudían con la idea preconcebida de que las dificultades para lograr el embarazo procedían de la mujer. Pero hoy se sabe que las causas pueden ser diversas, que en ocasiones se trata de infertilidad por factor masculino y por ello el hombre debe estar abierto a un diagnóstico y así encontrar las medidas correctivas.

El instinto paternal existe

El objetivo de tener hijos se presenta de forma un poco más tardía en el hombre, quien se lo plantea entre los 30 y los 34 años, mientras que en el caso de la mujer ocurre entre los 25 y los 29 años. Sin embargo, en el hipotético caso de tener problemas de fertilidad, el hombre preferiría no hablarlo con su familia ni con sus amigos, así como también se vería afectada su autoestima.

La infertilidad produce un alto nivel de estrés, ansiedad y frustración y supone un gran desgaste y una prueba para la relación de pareja.

La infertilidad masculina todavía es un gran tabú.

La gran mayoría de los hombres  nunca, o casi nunca, visita a su médico especialista y 9 de cada 10 reconocen que no se ha realizado nunca un estudio reproductivo.

Se entiende que una pareja es infértil cuando se produce la ausencia de gestación tras un año de relaciones sexuales sin métodos anticonceptivos.

Es importante entender que  la infertilidad está presente de manera similar entre hombres y mujeres, un 30% en cada caso, y un 20% de origen desconocido.

Y lo que más sorprende  de todo esto es que un cuarto  de los hombre, 1 de cada 4  hombres rechazarían la opción de recurrir a la reproducción asistida si tuviese problemas para tener hijos de manera natural. Y todavía más sorprendente: un gran porcentaje afirma que si tuviese un hijo gracias a este tipo de ayuda preferiría no comentarlo y la gran mayoría rechazaría la opción de utilizar un donante de semen. Cuánto daño nos hace este tipo de pensamientos.

En cierto modo, una mujer puede aceptar mejor una donación de óvulos, pues participa en el proceso del embarazo, aportando el material biológico con durante la gestación. En el caso del hombre, su participación física empieza a partir del nacimiento del bebé. Y es aquí donde cabría la pregunta de qué representaría ser padre; si el concepto está limitado a un aporte genético.

Pienso que todavía hay mucho trabajo por hacer para abordar con total naturalidad los tratamientos de reproducción asistida, especialmente en el caso de los hombres.

La infertilidad masculina
Foto referencial

¿Qué nos puedes estar faltando? Nuevas comunidades para hombres con diagnóstico de infertilidad

Mientras que las mujeres tenemos acceso a comunidades que se relacionan con lo que vivimos, incluidos los grupos de apoyo, foros de discusión en línea y los grupos de en redes sociales, los hombres todavía se resisten a la conversación.

Y hombre: no te ablanda hablar de eso. No te hace menos hombre esto hay que terminar de entenderlo, la infertilidad masculina no se trata de un problema de hombría.

Los hombres no están dispuesto a compartir lo que están pasando con un grupo de su mismo género, al azar.  Esta lucha contra la infertilidad puede incluso llevar a algunos hombres a considerar el suicidio, por ello debe romperse el tabú que tanto daño ha hecho y hace.

Por eso pasan tantos siguen en silencio; por miedo a ser juzgados menos hombres. Y es que todavía hay pocos grupos, ya sea en persona o en línea, dedicados a la infertilidad masculina. No te ablanda hablar de eso. No te hace menos hombre. Urge que los hombres se sumen a la conversación.

Es momento de romper el tabú de la infertilidad masculina.

Del mismo modo que ocurre con la diabetes o el asma, no es necesario proclamar a viva voz que se es infértil pero tampoco es algo de lo que haya que avergonzarse o sentirse culpable. En el caso de los hombres, hoy en día, siguen asociando, sin ningún sentido, fertilidad y virilidad y, probablemente, esta sea la razón por la que se oculta la infertilidad masculina.

Actualmente, la infertilidad se vive en silencio y se trata únicamente en el ámbito de la pareja o, como mucho, de forma familiar. Aunque es cierto que socialmente se van rompiendo cada vez más barreras y se va asumiendo la creciente necesidad de la medicina reproductiva, todavía queda un largo camino.

Ni la sociedad debería tener miedo a preguntar, ni el preguntado debería rehuir las cuestiones que le planteen. La infertilidad es una alteración que cada día presentan más parejas y hablar de ello abiertamente, a veces, es de gran ayuda.

Si bien es cierto que asumir que se tiene un problema de fertilidad no es fácil, debe ser el primer paso y, tras ello, afrontarlo de la mejor manera posible. Afortunadamente, hoy existe una gran variedad de tratamientos y técnicas de reproducción asistida que permiten dar solución a la mayoría de casos de infertilidad. Es con este dato con el que debemos quedarnos: un problema que tiene solución, no es un problema, es simplemente un obstáculo en el camino.

Ojalá cada vez más hombres se atrevan a hablar de este tema, aprendan a separar la fertilidad de la virilidad, es el mayor problema. En mi libro Mi Propósito Creando Vida hay un capítulo totalmente dedicado a este tema, pues creo firmemente que sin importar dónde esté la dificultad, cuando te abres a saber el diagnóstico más rápido se encuentras las soluciones y se logra el gran sueño de ser padres.

Y a ti mujer, si es tu caso en la que como familia se están enfrentando a infertilidad por factor masculino, te invito a ayudarle a resolver ese bloqueo emocional, acompañándole y haciéndole ver que pedir ayuda en muchas ocasiones es lo más valiente que podemos hacer.

He creado un espacio maravilloso para que nos apoyemos en este gran camino no dejes de seguirme a través de @mipropositocreandovida y @yuraimamedinave.

Yuraima medina

Lea también: Tienes permitido volver a soñar.

Comenta y se parte de nuestra comunidad