correr atusaludenlinea

Existen tres patrones de impacto del pie en la carrera, según la parte del pie que impacta primero en cada zancada: el impacto de retropié, impacto de mediopié e impacto de antepié.

Lea también:La ciencia sobre la eficacia de la homeopatía

El aterrizaje de talón es el que usamos cuando caminamos y la que adoptamos a medida que nos fatigamos en la carrera. Aumenta el tiempo de contacto con el suelo y hace también más probable que nos desplacemos dando pequeños saltos, en lugar de ir rozando casi con los pies en el suelo.

Ese aumento del tiempo de contacto y esos movimientos verticales nos hace perder energía reactiva. Es decir, en lugar de aprovechar la energía de la zancada anterior para la zancada siguiente, esa energía se disipa y tenemos que ejercer más fuerza para propulsarnos.

En el vídeo anterior podemos observar como se apoya la parte media del pie, ni la puntera ni el talón. No significa que sea un apoyo plano totalmente, porque impactamos con la mitad del pie y un poco de talón o la mitad del pie y un poco de puntera.  

En las carreras de fondo no es tan extremo, y se impacta con mucha más superficie del pie. En el siguiente vídeo, donde vemos la técnica de carrera del atleta Gebrselassie, observamos como parece que va a apoyar el talón pero es la puntera del pie lo primero que aterriza en el suelo, seguido casi a la vez de la parte media del pie.

Es por eso que en algunos autores y estudios mezclan el apoyo de mediopié del apartado anterior y el de antepié que vemos en el siguiente vídeo. Lo malo de este aterrizaje es que es el que mayor control motor y fuerza muscular necesita, por lo que son los atletas de élite los que lo realizan principalmente.

¿Cuál es el mejor tipo de impacto para las carreras de larga duración?

El patrón de pisada ideal durante la carrera es un tema controvertido. Es totalmente individual puesto que influyen: la zapatilla utilizada, la técnica de carrera, el nivel del atleta, la velocidad y duración de la prueba, y otros factores biomecánicos.

Estudios recientes señalan que apoyando en primer lugar del talón se producen lesiones e impactando con la puntera se producen otras diferentes, por lo tanto, no hay un consenso adaptado y no es posible recomendar de forma general un patrón determinado para prevenir lesiones.

Comenta y se parte de nuestra comunidad