Covid-19 en el embarazo
Foto Referencial

Las infecciones por virus en el embarazo suelen representar infecciones más graves, debido a los cambios fisiológicos de la gestación como la elevación del diafragma, aumento del consumo de oxígeno, aumento de la frecuencia cardiaca, efecto tromboembólico, y disminución de la inmunidad celular. La transmisión transplacentaria intrauterina es una causa importante de infección vertical del feto por virus, como ha ocurrido en otras epidemias como el Zika, Dengue, y VIH.

Los datos iniciales sobre el Sars-cov 2 no han demostrado un mayor riesgo de adquisición o gravedad de la covid-19 en embarazadas en comparación con la población general. No se ha demostrado que la embarazada sea más vulnerable. Uno de los estudios realizados en Barcelona España, evaluó 874 embarazadas, donde 125 de ellas presentaban infección por covid. El pronóstico fue igual a las no embarazadas. No hay variación en la evolución de le embarazada con la mujer no embarazada a menos que tuviera otras morbilidades.

Los datos recientes de la CDC sugieren que hay un pequeño aumento del riesgo de enfermedad grave por covid  en el embarazo, definido como mayor riesgo de admisión en unidad de cuidados intensivos, necesidad de ventilación mecánica, mayor riesgo de desarrollar complicaciones frecuentes el embarazo como diabetes gestacional, restricción de crecimiento fetal, trastornos hipertensivos del embarazo  y muerte materna.

La infección neonatal se ha visto en 3 por ciento de los casos  y ocurrió principalmente en mujeres asintomáticas o con sintomatología leve, que posiblemente estuvieron en contacto cercano con sus bebes durante la lactancia o contaminación durante el trabajo de parto. Hasta ahora no se ha demostrado la transmisión vía vertical al menos en casos leves, aunque es posible pero rara y aún no está claro el mecanismo. No se ha confirmado efecto teratógenico.

Las anormalidades placentarias encontradas por afección el virus no se han asociado a la gravedad de la enfermedad y la frecuencia de hospitalización fue similar a las pacientes no embarazadas. A pesar de que se ha encontrado  placentas que han dado positivo para el SARS-Cov 2, hay pocos recién nacidos que manifiestan enfermedad. Los efectos protectores de la barrera placentaria contra la infección viral, que limita la propagación del virus al recién nacido, aún son desconocidos.

Una revisión de estudios reciente publicada en Enero de 2021 (Wong, Diagnostics Jan 2021) habla de la frecuencia la presentación de la hiperperfusión vascular materna y como esto puede causar afectación del feto y su desarrollo.

Covid-19 en el embarazo
Foto Referencial

En relación a las pérdidas del embarazo, no se descarta un aumento de la tasa  de abortos y muertes fetales como ocurre en otras infecciones  virales, aunque hasta ahora los resultados de los estudios no son significativos (Halici,  et al, Placenta Feb 2021).

Se ha planteado que no se debe asociar el empeoramiento de la sintomatología por covid a las comorbilidades, ya que incluso en pacientes sanas se observa sintomatología respiratoria.

¿Qué pasa si la embarazada tiene Covid?

  • Si la mujer embarazada presenta síntomas de la infección o si estuvo en contacto con alguien que tiene Covid, debe comunicarse con su medico tratante para hacer un seguimiento y determinar cuando debería realizar las pruebas diagnósticas.
  • Debe mantenerse aislada por 14 días desde la aparición del primer síntoma.
  • Vigilar frecuencia respiratoria. No debe superar las 20 respiraciones por minuto.
  • Control de valores de oximetría. La saturación de oxígeno en sangre menor a 93% es señal de alerta.
  • Los síntomas en la embarazada son iguales: fiebre, tos, cefalea, dolor muscular, fatiga. Aunque puede ser  frecuente tos y fiebre.  
  • La consulta prenatal puede posponerse dos o tres semanas mientras dure el aislamiento, o utilizar la telemedicina. El médico y la paciente deben mantener las medidas de bioseguridad.
  • El control prenatal debe evaluar el riesgo de aborto, parto prematuro, hipertensión gestacional, evaluación de corazón fetal y sistema nervioso central mediante ultrasonido. Y en tercer trimestre Doppler materno fetal y perfil biofísico fetal, medición el líquido amniótico y control del peso estimado fetal.
Covid-19 en el embarazo
Foto Referencial
  • La embarazada con covid puede y debe recibir los tratamientos aprobados para covid hasta ahora. Embarazadas que recibieron protocolos de tratamiento e incluso vacunas de manera inadvertida no demostró efectos adversos. Es primordial tratar la enfermedad  con las herramientas disponibles hasta ahora y evitar el empeoramiento de la enfermedad.
  • La indicación de cesárea debe ser solo por indicación obstétrica, es decir, es preferible el parto a menos que tenga contraindicación para este.
  • Se plantea la vacunación en el embarazo, ya que no se están utilizando vacunas de virus vivos  que son el tipo de vacunas prohibidas en el embarazo. La posición de la OMS y la CDC sugiere que aquellas embarazadas con alto riesgo de exposición al virus o con comorbilidades, se beneficiarían de la vacunación, previa consulta de cada caso con su médico tratante y firma de consentimiento informado. Aun no se sabe la duración de la inmunidad, cual es la etapa del embarazo mejor para colocarla y cuantas dosis en el caso de haber presentado Covid.
  • Se esperan nuevos estudios sobre la transmisión vertical y efectos de la infección por covid a largo plazo en el desarrollo cognitivo de los bebés de las mujeres que ya tuvieron su nacimiento.
Por. Dra. Peggi Piñango

Lea también: Conoce la técnica de hisopado para que diagnóstico de VPH

Comenta y se parte de nuestra comunidad