tubinga
Foto Referencial

Mientras toda Alemania se prepara para nuevo confinamiento la ciudad de Tubinga, quiere demostrar que hay alternativas para evitar la cuarentena.

Se trata un proyecto piloto que se basa en realizar pruebas de coronavirus a gran escala.

La gran esperanza es que próximamente se esté mejor que los distritos que más han cerrado y así poder demostrar que quienes hacen pruebas pueden permitirse más libertad.

Durante tres semanas, los habitantes de Tubinga podrán comer en restaurantes, ir al cine o presenciar una obra de teatro.

Siempre y cuando tengan en su poder un ticket diario que certifica su test negativo de coronavirus.

Algunos creen que si saben que su tests y el de todos los demás son negativos, entonces es un gran paso hacia una mejor calidad de vida para ellos.

Tubinga vuelve a la normalidad gradual

La ciudad de 90.000 habitantes ha instalado 800 pruebas rápidas y los que pasan el test ya pueden disfrutar de un poco de normalidad en medio de la pandemia.

Algunos habitantes de Tubinga, afirman que han recuperado un poco de libertad dicen que puede sentarse afuera y tomar un café en un restaurante.

El proyecto es idea de una doctora reconocida en el ámbito internacional, el cual ha sido denominado «Apertura Segura», que se basa en que la ciudad realice más pruebas en toda la semana.

Esto con seguridad significa que se tiene menor número de casos no declarados y es una buena visión general de los casos positivos de covid-19.

Si la incidencia covid-19 se mantiene baja en Tubinga, la ciudad abrirá el camino a nuevas formas de vivir en pandemia.

Con información de www.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad