materiales bioseguridad
Foto Referencial

La ONU cree que el 75% de los materiales de bioseguridad generados por la pandemia terminarán en el mar o en vertederos.

Las mascarillas, guantes y botas, son la avalancha de basura por la pandemia del covid-19.

Todos saben lo que está ocurriendo, los desechos plásticos se multiplican por la crisis del coronavirus.

Pero un instituto de termofísica en Siberia, está trabajando en la manera de reciclarlos.

Los materiales de bioseguridad para protegerse el coronavirus desde hace 1 año, asciende a 129.000 millones de mascarillas.

Así como de 65.000 millones de guantes por mes, de acuerdo a la renombrada revista «Science».

Los científicos del Instituto Ruso de Termofísica de Novosibirskhan, han creado un artefacto que podría reciclar los residuos médicos y convertirlos en materia para combustibles y carreteras.

Neutralización de materiales de bioseguridad

El dispositivo de gasificación por plasma de los residuos permite la eliminación y neutralización de los materiales de bioseguridad.

Además, se transforma en gas todo este tipo de restos por las altas temperaturas la descomposición completa de los elementos químicos complejos.

Y las conexiones de gas simplemente se producen en ese entorno, por lo que es posible eliminar los residuos médicos y neutralizarlos.

Según los últimos experimentos, también es obtener gas de síntesis, el cual es una mezcla de monóxido de carbono y oxígeno de gas.

Que se usa como combustible en la industria energética.

La escoria vitrificada o restos no aprovechables, se usan en pavimentos y materiales de construcción para fachadas.

Se reciclarían hasta 6.000 mascarillas por hora

El reactor de plasma térmico ya puede reciclar 6.000 mascarillas por hora.

A temperaturas de hasta 5.000 grados centígrados, ahora los científicos buscan procesar más residuos en 60 minutos.

Es muy importante ahora que hay que eliminar las mascarillas, las batas y otros componentes necesarios, para la lucha contra el covid-19.

Las altas temperaturas permiten eliminar por completo los materiales de bioseguridad.

Además se recicla al 100% en un producto necesario como el gas de síntesis y la escoria.

Por el momento el reactor funciona con electricidad y el equipo confía que usar gas de síntesis en el futuro es viable por su menor costo.

Con información de www.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad