portugal
Foto Referencial

Tomarse un café en un restaurante es un sueño para muchos que ya vuelve a ser posible en Portugal, por sus medidas anticovid-19.

Casi todo el mundo pasó los últimos dos meses en casa, así que los momentos de esparcimiento estaban prohibido.

Pero ahora vuelven a abrir las escuelas de primaria, el comercio y la hostelería. Ante esto, los portugueses dicen sentirse muy a gusto por la situación.

De ver a la gente pasear y jamás resistirse a vulnerar el confinamiento, por estar conscientes que es muy importante para todos.

Otros dicen que necesitan volver a disfrutar de la vida, en lugar de sólo ir a trabajar y estar mirando todo el día la pared en casa.

Portugal vuelve a la normalidad

También aseguran que lo que más extrañaron fue ver el mar y tomar una cerveza.

Durante muchos meses las imágenes de Portugal eran lugares vacíos, como el centro Lisboa, todo cerrado.

Porque el gobierno portugués decretó el teletrabajo para la mayoría y radicalizó las actividades.

En contraste con un Portugal hecho desastre que llegó a registrar las tasas de infección más altas del mundo.

Cuyas unidades de cuidados intensivos (UCI), estaban desbordadas, pero el confinamiento redujo el número de infecciones diarias de 12.000 en febrero a 400 en nueve semanas después.

Al frente del hospital más grande de Lisboa, más de 40 ambulancias hacían cola en la entrada de emergencia durante los inicios de la pandemia.

UCI de Lisboa habían colapsado

Ahora ya son pocos los pacientes de las unidades de cuidados intensivos y hace unas semanas el hospital de campaña al otro lado de la calle cerró.

Algunos observadores hablan del milagro de Portugal, pero el epidemiólogo Baltazar Núñes cree más en la ciencia que en los milagros.

El miembro del grupo que asesora al gobierno de Portugal en la pandemia contra el covid-19, resaltó que una de las medidas más antipopulares pudo ser decisiva.

Como el cierre de tiendas y el implementar el teletrabajo, pero dice el doctor, que fue cuando se cerraron todas las escuelas, cuando las cifras de infección cayeron realmente.

Sin embargo, afirma que los progresos del peligro siguen latentes y que la pandemia seguirá afectando hasta entrado el próximo año.

Y aunque el cierre afectó la economía nacional y aumentó el desempleo en un tercio, ahora todos pueden disfrutar del sol.

Con información de www.dw.com

Comenta y se parte de nuestra comunidad