Foto Referencial

Una australiana de 37 años, tenía como costumbre limpiarse cada día los oídos con bastoncitos de algodón, práctica bastante común, pero lejos de ser saludable. La mujer de nombre Jasmine, acudió a un centro de salud por presentar problemas de audición en el oído izquierdo, y aunque obtuvo varios diagnósticos, no observó mejoría hasta dar con la raíz real de su problema auditivo.

La australiana contó al Live Science, sitio web de noticias científicas, que una otitis y una infección en el oído fueron los diagnósticos que recibió la primera vez que acudió al médico, por lo que lo especialistas le prescribieron antibióticos. Sin embargo, los problemas auditivos continuaban, y u día mientras realizaba su rutina de limpieza con un bastoncito de algodón, se encontró con que el mismo estaba empapado de sangre.

Posterior a ese hallazgo, Jasmine, se sometió a test en el que se comprobó que si había perdido la audición, por lo que acudió con un otorrinolaringólogo y éste optó por realizarse una tomografía de la cabeza.

Fue en ese momento, que la australiana descubrió lo que realmente estaba pasado: Jasmine tenía una infección bacteriana que estaba comiéndose el hueso del cráneo en la parte posterior de su oído. «Tenías que haber venido hace cinco años«, comentó el otorrino tratante, que programó una cirugía urgente.

Tas cinco horas de operación, finalmente se le retiró el tejido infectado a Jasmine, y se le reconstruyó el canal auditivo. Los médicos cirujanos hallaron fibras de algodón en el oído infectado tras la acumulación de bacterias durante cinco años. El hueso del cráneo de la australiana era del grosor de un papel. Sin embargo, y pese a todos los esfuerzos realizados para lograr detener la infección, la pérdida auditiva del oído izquierdo de la australiana ya era tarde e irreversible.

Foto Referencial

Lea también: Qué produce la otitis y cómo se puede tratar

Bastoncitos de algodón ¿Riesgos?

El oído es un aparato de audición formado por un conjunto de órganos delicados y complejos. Es importante, por tanto, tener especial cuidado y mantener una adecuada higiene.

Es por eso, que la Academia Americana de Otorrinolaringología recomienda evitar a toda costa introducir objetos en los oídos, incluidos los bastoncitos de algodón, ya que estos puede ser realmente perjudiciales para la salud, causando irritación, perforar el tímpano, e incluso causar una severa infección, como fue el caso de Jasmine.

Cualquier cosa que se introduzca en el oído puede causar daños graves en el tímpano y en el canal auditivo, tales como:

  • Empujar la cera hacia la parte más interna del oído, irritando el conducto auditivo y, en algunos casos, provocar una infección.
  • La cera en el oído, si se empuja con los bastoncitos, puede causar dolor de oído, zumbido, pérdida auditiva, picazón y otras lesiones del oído.
  • Una limpieza excesiva de los oídos puede irritar el conducto auditivo y, en algunos casos, aumentar las posibilidades de compactación de cerumen.
  • El trozo de algodón puede desprenderse del plástico y quedar atrapado en el canal auditivo.
Foto Referencial

¿Cómo limpiar adecuadamente los oídos?

Dentro del canal auditivo se forma una cera conocida como cerumen, la misma es una secreción natural, que aunque para muchos puede ser repugnante, es una función importante, por lo que su limpieza no debe ser tomada a la ligera. Es por eso, que te diremos cómo limpiarlos.

  • Masaje para aflojar un tapón de cera.
  • Agua oxigenada.
  • Aceite de oliva.
  • Infusión de manzanilla.
  • Botella con agua caliente.
  • Por medio de irrigación.

No obstante, el médico otorrino es el único que realmente está capacitado orientar e incluso, realizar adecuadamente la limpieza del oído. 

Lea también: Hay que tener cuidado con las enfermedades de la barba

Con información de: www.eldiario.es y www.20minutos.es

Déjanos tus comentarios