Foto Referencial

Son muchos los factores genéticos que pueden propician la alopecia. El estrés es uno, y quizás el principal causante de la pérdida del cabello, sobre todo en mujeres.

Quiero aclarar que todos los días los seres humanos perdemos cabello, pero cuando ese volumen de pérdida aumenta y va sumando a otros síntomas como cansancio, irritabilidad, lloraderas entre otros hablamos de alopecia nerviosa.

En la alopecia nerviosa el cabello se cae de forma difusa y homogénea en cuestión de 8 o 10 días en los que el estrés personal es mayor, después generalmente el cabello vuelve a nacer por sí solo, en otras ocasiones, se hace más largo el período.

La salud también se refleja en nuestro cabello, por lo que es bueno conocer de qué modo se cae el cabello por nervios, para que puedan ver si éste es tu caso

Como respuesta al estrés, el organismo genera una hormona que se llama cortisol. En cantidades elevadas, esta toxina afecta al normal funcionamiento del organismo. Provoca una situación de malestar físico y mental. Y también afecta al cabello.

Demasiado cortisol provoca una ralentización de la circulación sanguínea. También impide la normal absorción de agua y nutrientes por el cabello. Esto afecta al normal funcionamiento de los folículos pilosos. Y el cabello se debilita y cae.

Foto Referencial

Lea también: Alimentación alcalina, pilar para prevenir enfermedades crónicas y degenerativas

Tipos de caída de cabello

El estrés puede provocar diferentes tipos de caída de cabello.

Fluvio telógeno: es una alteración del ciclo de crecimiento del cabello que produce una caída del cabello superior a la corriente. En este caso debido al estrés, el pelo deja de crecer como lo hace habitualmente, se va debilitando y finalmente se desprende. En estos casos es habitual que aparezcan pelos en la almohada o en el suelo de la ducha, en más cantidad de lo normal.

Alopecia areata: el estrés puede también generar una caída repentina de mechones de cabello en determinados puntos de la cabeza.

Tricotilomanía: suele deberse a estrés y ansiedad. Se trata de un trastorno obsesivo compulsivo que lleva al paciente a arrancarse el cabello, incluso inconscientemente. Cuando el cabello se cae por nervios lo hace de una manera bastante brusca y repentina, concentrada en el tiempo.

Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo se relaciona la salud y la inteligencia emocional?

Dra. Margarita Botero

Especialista en obesidad y medicina antienvejecimiento

Instagram: @drabotero

@energiavitalactiva

Déjanos tus comentarios