Foto Referencial

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que desemboca en un deterioro progresivo de la cognición y en trastornos de conducta. El síntoma más conocido por la mayoría de las personas es la falla de la memoria, la cual es causada por la afectación de partes centrales de nuestro cerebro. Además de la dificultad para recordar aquello que ya conocíamos, el Alzheimer también dificulta al aprendizaje de nueva información y la fijación en la memoria de experiencias recientes.

Si bien esta condición no tiene cura, su pronóstico es cada vez mejor. Esto es posible gracias a la comprensión que se tiene ahora sobre el Alzheimer y a los avances tanto en su diagnóstico como en los tratamientos. Pero aun cuando se puede retrasar la aparición de esta enfermedad y repeler sus síntomas por cierto tiempo, su evolución lleva, inevitablemente, a los pacientes a un estado de demencia.

Ahora, uno de esos avances para diagnosticar este padecimiento, fue el descubrimiento de un biomarcador que puede detectar su presencia en las etapas más iniciales. El diario 20 minutos recogió, en una de sus notas más recientes, los detalles sobre la labor del grupo de científicos que dio con este importante hallazgo.

Pero antes de hablar de esto, es importante que repasemos qué es el Alzheimer, cuáles son sus síntomas, sus causas, cómo prevenirlo y cuáles son los tratamientos a los que se recurre con mayor frecuencia, así como los métodos por los cuales se puede diagnosticar.

Foto Referencial

El Alzheimer, síntomas y causas

Partiendo de la información compartida por el portal Infosalus, “la enfermedad de Alzheimer es la demencia primaria más común”. Suele manifestarse progresivamente como deterioro de las funciones cognitivas y la alteración de la conducta.

Como ya mencionamos, los síntomas por más reconocibles de esta enfermedad son los problemas de memoria y la dificultad para reconocer elementos que, hasta ahora, habían sido familiares. Estos revelan la afectación del hipocampo en nuestro cerebro durante la etapa más temprana.

A medida que avanza, el Alzheimer va afectando otras áreas cognitivas y patrones conductuales, lo que despierta otros síntomas como:

“… la alteración ejecutiva con dificultades para hacer planificaciones, pérdida de flexibilidad en el pensamiento o dificultad para realizar acciones no aprendidas. También se sumarán los clásicos síntomas afaso-apraxo-agnósicos, con alteración del lenguaje, problemas para realizar movimientos aprendidos o para reconocer a los familiares u objetos cotidianos”.

Además de la afectación cognitiva, los pacientes también pueden padecer de síntomas neuropsiquiátricos como depresión, apatía, ansiedad, agitación, alucinaciones o delirios. Particularmente, la depresión es considerada por algunos médicos como un factor de riesgo para el desarrollo del Alzheimer y por otros como un síntoma precoz de la enfermedad. En las fases más avanzadas se pueden presentar síntomas disruptivos como alucinaciones y delirios.

En cuanto a sus causas, en la actualidad se cree que el Alzheimer, al igual que otras enfermedades neurodegenerativas, es el resultado de “… la interacción de mecanismos genéticamente determinados con factores evolutivos propios del individuo o consecuencia de su interacción con el medio”.

¿Cómo prevenir el Alzheimer?

Los especialistas de Infosalus recomiendan algunas actividades que pueden ser útiles para prevenir la aparición de esta enfermedad, como el ejercicio físico moderado, al menos tres veces al día; ejercitar nuestra cognición constantemente y mantener una dieta rica ácidos grasos, omega 3 y vitaminas. También es conveniente controlar los factores de riesgo vascular como la tensión arterial, el colesterol y la glucemia.

Lea también: Recordar momentos icónicos del deporte mejora la cognición de las personas mayores

Foto Referencial

Tratamiento para el Alzheimer

El tratamiento de la enfermedad de Alzheimer comprende dos categorías:

  • El tratamiento no farmacológico: Entendiendo que la estimulación cognitiva es fundamental en las primeras etapas, este consiste en la realizar una serie de actividades enfocadas en el mantenimiento de las funciones afectadas. Fundamentalmente, estas buscan reforzar la identidad personal. Pueden llevarse a cabo en grupos reducidos o de manera individual.
  • Tratamiento farmacológico: Dentro de esta categoría encontramos los tratamientos específicos para la enfermedad y otros tratamientos para síntomas que puedan presentar los pacientes de manera puntual. En el tratamiento específico se utilizan los inhibidores de la colinesterasa y los antagonistas del NMDA. Ahora, los síntomas puntuales pueden tratarse con fármacos antidepresivos, neurolépticos si se trata de alucinaciones o delirios; o antiepilépticos, dependiendo del caso especifico del paciente.

Cómo se diagnostica el Alzheimer

De acuerdo con la información de Infosalus, el diagnóstico definitivo de esta enfermedad se consigue a través de una anatomía patológica. “Pero realmente en el día a día el diagnóstico es clínico. Esto implica una valoración integral del paciente. En este sentido una adecuada historia clínica y una exploración cognitiva y conductual adecuada es la base para el mismo”.

Este diagnóstico también se puede complementar con la realización de estudios neuropsicológicos completos. En estos se evalúan distintos aspectos de la función cognitiva y se comparan con los de los sectores de la población que no están afectados por el Alzheimer.

Afortunadamente, los investigadores se topan cada vez más con descubrimientos que facilitan el proceso de diagnóstico de este padecimiento y otras enfermedades neurodegenerativas. En este caso, se ha encontrado una sustancia que alerta sobre la presencia del Alzheimer, incluso en sus etapas más tempranas. Gracias a este biomarcador, los médicos pueden acortar el tiempo de diagnóstico y combatir esta afección con mayor rapidez.

Foto Referencial

Avances en el diagnóstico: Identifican un biomarcador en sangre que detecta el alzhéimer en fase inicial

El diario 20 minutos reporta en su artículo que:

Investigadores del Institut de Neurociències de la Universitat Autònoma de Barcelona (Inc-UAB) y del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (Ciberned), entre otros, han identificado un biomarcador en sangre que diagnostica el alzhéimer en fases iniciales.

El hallazgo ha consistido en identificar una firma molecular basada en pequeñas moléculas (compuesta por miR-92-3p, miR-181c-5p y miR-210-3p) que se han encontrado en pacientes con deterioro leve y alzhéimer.

Estos datos preliminares han sugerido que la firma podría usarse para predecir la progresión del deterioro cognitivo leve de la enfermedad, según ha informado la UAB este viernes en un comunicado.

El investigador del Inc-UAB, José Rodríguez, ha asegurado que este trabajo permitirá un «impulso en el avance terapéutico» de la enfermedad, además de una aplicación de terapias no farmacológicas usadas para mantener la función cognitiva que mejorarán la calidad de vida de los pacientes.

Otra de las responsables del trabajo, Dolores Siedlecki-Wullich, ha indicado que se abre la puerta a un «kit molecular que podría proporcionar un método sencillo, mínimamente invasivo, eficaz y asequible» para el diagnóstico del alzhéimer en su etapas iniciales en el examen rutinario que se realiza.

La investigación se ha publicado esta semana en Alzheimer’s Research & Therapy y han formado parte investigadores de diferentes organizaciones nacionales e internacionales.

Con información de:

20minutos.es

infosalus.com

Lea también: Hablar más de un idioma puede retrasar la demencia y el alzheimer (+ video)

Déjanos tus comentarios