Foto Referencial

Hay una parte de nosotros de la cual estamos ausentes o cuya atención sobre ella es mínima, pero que a la vez es inevitable, porque siempre estará allí, esperándonos. Esa área de nosotros se llama “ser”.

Recordemos que somos mente, cuerpo y alma (ésta última también llamada ser, conciencia o Anata). Y por un tema cultural, de educación y también por nuestra propia responsabilidad, básicamente le préstamos atención sólo a nuestro cuerpo y mente. Dejando relegado o de un lado a nuestro “ser”.

Foto Referencial

Lea también: ¿Gestionas tus emociones o éstas te gestionan a ti?

¿Consecuencias?

No nos sentimos completos como seres humanos, satisfechos o felices del todo. Tampoco gestionamos adecuadamente nuestras emociones. Peor aún, quedamos más expuestos a una “depresión”, y cuyo tema ya es una pandemia mundial, porque sencillamente la mayoría de las personas no le consigue sentido a sus vidas o motivaciones suficientes, sólidas y espirituales, como para levantarse motivadas todos los días. Esto es grave, porque incluso la depresión se transmite a los hijos y a varias generaciones en una familia.

¿Qué hacer al respecto?

Busca acercarte más a tu ser, porque éste es nuestra ancla y no se cansará de esperarnos, porque su mayor deseo es estar alineado con la mente y el cuerpo. El alma todo lo sabe y todo lo comprende desde el amor, en ella no hay rabia, frustración, tristeza, envidia, insatisfacción. Y una vez que vamos afianzando la conexión con ella, nuestra vida se va haciendo más plena, más tranquila, más abundante, más paciente con todo y con las demás personas. Importante, esto no es teoría, te hablo desde lo que he comenzado a sentir desde mi ser y como me siento cada día más conectado con mi área espiritual y con Dios (Ser de luz).

Por todo lo anterior, deseo compartir contigo, este método que creé para acercarnos o conectar más con nuestro ser, para resolver de manera práctica, esos asuntos que vale la pena resaltar “deseamos darles soluciones desde la mente”, pero que desde allí es  imposible hacerlo, dado que nuestro ego o cuerpo del dolor, nos sabotean o no nos permiten ver con suficiente conciencia los temas que nos agobian.

Foto Referencial

Para usar este método, tu estado de ánimo puede ser cualquiera, pero si estás deprimido, frustrado o ansioso, mucho mejor. Así mismo, debes estar solo (en tu cuarto o en un sitio donde haya naturaleza y tranquilidad), esto es una actividad muy personal, muy íntima entre tú y tu ser. Te lo enumero para que lo hagas de manera organizada y efectiva:

  1. Toma una libreta y bolígrafo. Escribe todas las preguntas que quieras a tu ser o también llamado “Yo superior”. Todas las que te preocupan en las diferentes áreas de tu vida. Por ejemplo: dinero, sexo, estudios, pareja, familia, trabajo, negocio, situación país si estás pensando irte de Venezuela. Y cualquiera otro aspecto, al cual siempre le has tenido miedo, quizás una parte oscura tuya o muy personal, como la tenemos todas las personas. Deja dos o tres líneas entre cada pregunta.
  • Si alguna respuesta te llega en el momento, escríbela de una vez, pero probablemente, tendrás que esperar, para que tu alma responda.
  • Aparte de las preguntas que le hiciste a tu alma, si es de tu gusto, escribir cualquier otro aspecto del cual desees desahogarte o expresar las emociones que quieras sentir en ese momento (llorar, gritar de rabia), puedes hacerlo. Recuerda que tu alma quiere escuchar tu mente, para ayudarte.
  • Si ya tú practicas algún tipo de meditación, éste es el paso después que terminaste de escribir en la libreta, es decir, ahora meditarás. Relájate y siéntate o acuéstate de manera que estés cómodo y también evitar interrupciones exteriores (ruidos, celular, etc.). No te preocupes si nunca has meditado; meditar no es otra cosa que una profunda relajación. En este sentido, te recomiendo las meditaciones guiadas de Susana Majul (Bombones para el alma), que consigues en YouTube. A mí me gustan porque son guiadas y además están organizadas por temas. De esta manera tu seleccionas el tema que desees abordar, sobre el cual estás buscando respuesta. Además son meditaciones cortas (diez o quince minutos).
Foto Referencial
  • Importante, puede ser que durante la meditación te lleguen una o varias respuestas de las que previamente hiciste. Siente esa respuesta y sigue con tu meditación, luego la puedes escribir.
  • Ten presente que todas las respuestas, te llegarán en los próximos días, semanas o meses. Y desde cualquier parte: una lectura, un sueño, una conversación, un libro, un pensamiento.
  • Por último, lo importante es que tomes acción, sobre cada una de las respuestas obtenidas. Recuerda que éstas vienen de tu alma que desea ayudarte y lo mejor para ti, conectada con el Ser Superior (Dios).  

Espero de todo corazón, que con este método, comiences este largo y hermoso camino espiritual, que como señalé anteriormente, es necesario e inevitable.

Hasta un próximo encuentro y muchas bendiciones para ti.

Con amor, 

Lea también: Descubre y desarrolla tus talentos

Johan Pullas Guillén

Coach Motivador

Escritor

Pintor 

Déjanos tus comentarios