Foto Referencial

Actualmente, cada vez es más normal hablar de inteligencia emocional, pero ¿realmente qué es? Algunos dicen que es la manera que tiene una persona de comportarse socialmente ante situaciones determinadas. Sin embargo, no todos saben cómo detectarla y mucho menos identificarla en uno mismo.

En psicología, la inteligencia emocional está vista como la capacidad de percibir, expresar, comprender y gestionar las emociones. Y cuando aprendemos a reconocer estas capacidades en nosotros mismos, mejora la salud mental y el desarrollo social.

Cuando somos conscientes y aprendemos a utilizar la inteligencia emocional en las diferentes circunstancias, nos damos cuenta de lo útil que es esta herramienta y en lo mucho que nos beneficia.

A continuación te diremos cómo idéntica en nosotros mismo esta capacidad psicológica. ¡Toma nota!

Foto Referencial

Lea también: ¿Cómo se relaciona la salud y la inteligencia emocional?

Pensar en sus reacciones

Ante determinadas circunstancias, como por ejemplo una discrepancia que termina en una discusión, la inteligencia emocional puede marcar la diferencia entre distintas reacciones: la buena sería tratar de no tomárselo como algo personal, y la mala sería dejarse llevar por el enfado y terminar faltando el respeto a su interlocutor.

Efectivamente, las emociones pueden contener información útil para el funcionamiento personal y social, pero a veces estas emociones también pueden abrumarnos y hacernos actuar de maneras que después lamentamos.

Las personas que carecen de inteligencia emocional raramente suelen pensar bien en situaciones como la descrita, y son más propensas a reaccionar sin darse el tiempo necesario para sopesar los pros y los contras de cómo afrontar esa situación.

Aquellas personas con menos capacidades para regular sus sentimientos negativos también son más propensas a tener dificultades para funcionar socialmente, lo cual puede exacerbar los sentimientos depresivos.

Foto Referencial

Por su parte, las personas con depresión severa han demostrado tener dificultades para comprender y manejar sus emociones. La investigación muestra que hay más síntomas depresivos en personas con menor inteligencia emocional, aunque no estén clínicamente deprimidas.

Ver las situaciones como un desafío

Si somos capaces de reconocer las emociones negativas en nosotros mismos y de ver las situaciones difíciles como un reto —centrándonos en las emociones positivas y perseverando— lo más probable es que tengamos una alta inteligencia emocional.

Modificar sus emociones

Por supuesto, hay momentos en que las emociones pueden quitarnos lo mejor de nosotros mismos, pero si es una persona emocionalmente inteligente es probable que cuando esto suceda tenga las habilidades necesarias para controlarse.

Conocer el valor adaptativo de los niveles moderados y bajos de ansiedad para afrontar los desafíos de la vida puede ser útil. Así que, si puede modificar su ansiedad, llevándola a niveles moderados, sabrá que tiene más posibilidades de lidiar con la situación que le generó incertidumbre.

Foto Referencial

Ponerse en el lugar del otro

Si eres capaz de extender estas habilidades más allá de tu propio funcionamiento personal, entonces esa es otra señal de que tiene altos niveles de inteligencia emocional.

La inteligencia emocional puede ser particularmente importante en puestos que requieren de un intenso trabajo emocional, como la atención al cliente, un desempeño profesional en el que los trabajadores deben gestionar sus emociones y las de los clientes de acuerdo con las normas de la empresa. Aunque, en ocasiones un cliente decepcionado les esté gritando.

Por esta razón, el entrenamiento en inteligencia emocional en el puesto de trabajo es ahora algo habitual.

El entrenamiento en inteligencia emocional es más efectivo si se centra en la gestión y en la expresión de las emociones, las cuales están directamente vinculadas a un buen desempeño laboral y a una mejora de la comunicación con clientes y compañeros de trabajo.

Lea también: Inteligencia emocional para una vida sana y exitosa

Con Información de: www.bbc.com

Déjanos tus comentarios