Foto Referencial

Hace unos días se entrenó en todo el mundo The Joker, una de las películas más esperadas en los últimos meses. Y es que su estreno ha desatado mucha polémica en torno a los trastornos psiquiátricos que puede padecer el popular personaje.

La realidad casi siempre supera la ficción, y la salud psicológica de este villano no escapa de dicha afirmación. Guasón, como también es conocido, es un personaje que sale de los comics, pero su historia no está del todo alejado de la vida real.

Claves para entender el perfil psicológico del Joker

Por lo general, las experiencias del pasado son las que nos forman y nos hacen las personas que somos hoy en día. En el caso del famoso villano, su enfermedad mental surge por su propia historia de vida.

Foto Referencial

Lea también: Canon de belleza de superhéroes puede dañar la autoestima

Infancia difícil

Existen diversas versiones sobre la infancia del príncipe payaso del crimen, como también se le conoce. Y es que se dice que durante su infancia sufrió maltrato por parte de su madre, por lo que fue un niño solitario con tendencia a la violencia.

Lo cierto, es que su niñez es considera como una infancia difícil, debido a estos tres aspectos importantes:

  • Familia disfuncional o entorno familiar poco favorable.
  • Maltrato físico y emocional.
  • Poca sociabilidad.

Frustración

El verdadero nombre del Guasón es: “Arthur Fleck”, quien antes de convertirse en el enemigo de Batman, fue un comediante. Sin embargo, su carrera nunca se consolidó como él quiso, por lo que muchas veces pasó inadvertido, ignorado y vivió en carne propia el rechazo y las burlas de la sociedad.

Estás serian algunas de las causas por las que el personaje de ficción entrase en depresión.

Foto Referencial

Obsesión patológica

Como bien se sabe, la relación entre Batman y el Joker es completamente tóxica, al punto que el odio que ambos sienten por el otro es tan fuerte que sólo la necesidad que el otro continúe con vida es lo que los ha llevado a continuar con el duelo.

Por temas morales e inclusos éticos, el protector de Ciudad Gótica y el Joker no se pueden matar, no obstante el juego principal es ser perseguido mutuamente.

Sin embargo, el Guasón, mantiene una obsesión patológica hacia Batman. Es decir, cuando un pensamiento o meta es tan reiterativo en la mente de una persona que centra su vida en ello a pesar de ponerse en riesgo, es un síntoma de enfermedad mental, como en el caso del trastorno obsesivo-compulsivo.

Carece de empatía

Los fanáticos del Joker, tratan de definirlo con la siguiente frase: «hay gente que sólo quiere ver al mundo arder». Y es que esto sólo podría pasar en alguien que es pobre en sentimientos, llena de remordimientos y mucha culpa.

Es consciente de lo que hace

Lo más relevante para comprender la enfermedad mental del este príncipe payaso del crimen es que es consciente del daño que desea hacer.

A pesar de sus episodios psicóticos, este villano posee la destreza de organizar y llevar a cabo un plan maquiavélico, en el que sus crímenes no son realizados por alucinaciones o por pérdida de la memoria, por al contrario, siempre está conscientes de los mismos.

Foto Referencial

The joker, un psicópata en acción

Este contexto nos hace pensar que la enfermedad mental del Joker es el trastorno de personalidad antisocial, condición psiquiátrica en la que los pacientes presentan las siguientes características:

  • Impulsividad y euforia.
  • Cambios de humor recurrentes.
  • Tendencia a uso de drogas y alcohol.
  • Falta de remordimientos.
  • Toma de decisiones poco pensadas o irresponsables.
  • Dificultad por mantener relaciones personales.
  • Arrogancia.
  • Desprecio por las reglas y/o leyes.
  • Convincentes para lograr sus fines.
  • Falta de interés por los sentimientos, necesidades y derechos de otras personas.
  • Tendencia a resolver sus problemas a través de mentiras.
  • Déficit de atención (especialmente marcado durante la infancia).
  • Poco interés en los riesgos o gusto por las actividades peligrosas o adrenalínicas.

Aunque aún se estudian las causas del trastorno de personalidad antisocial, se cree que puede estar relacionado con variaciones en la estructura cerebral.

El Dr. Adrian Raine, especialista de la Universidad del Sur de California, en Estados Unidos, ha estudiado a profundidad estas patologías y descubrió que las personas con este trastorno pueden perder hasta un 11% de la materia gris en el área prefontal del cerebro.

Foto Referencial

¿Risa patológica?

La risa de este personaje de ficción es realmente particular. Darle una intensidad bastante maniática no es algo sencillo, por lo que el actor Joaquín Phoenix, estudió a través de muchos videos la risa de pacientes con dicha patología.

Básicamente se trata de un desorden neurológico en el que el paciente se ríe con extrema euforia, no obstante, no existe un impulso, es decir, lo hacen sin sentir algún tipo de emoción, como la alegría.

Este tipo de risa patológica es relacionada con la epilepsia gelástica, que en las crisis o convulsiones se dan algunos gestos de risa que el paciente no logra controlar.

Lea también: Depresión mayor vs trastorno límite de la personalidad, ¿cómo diferenciarlas?

Con Información de: www.saludymedicinas.com.mx

Déjanos tus comentarios