Foto Referencial

Es cierto que los lácteos son una buena fuente de calcio, primero, porque tienen una gran cantidad de este elemento y, luego, porque se puede absorber muy fácilmente a través de su consumo. Sin embargo, también hay que recordar que estos productos contienen grasas saturadas, lo que los hace perjudiciales para nuestra salud a largo plazo. Por eso, hoy te queremos mostrar algunas de las fuentes alternativas de calcio, para que puedas sustituir tranquilamente el vaso de leche diario por otros alimentos más provechosos.

El calcio es de gran ayuda para el corazón, los huesos, los músculos, los nervios y la presión sanguínea. Los expertos en salud de la Escuela Médica de Harvard y la Clínica de Cleveland, recomiendan que consumamos entre 1000 y 1300 miligramos al día para fortalecer nuestros huesos, dientes, y mejorar la salud de nuestras venas y arterias. El calcio también puede prevenir la formación de osteoporosis y algunos tipos de cáncer, como el cáncer de colon.

Aquí te presentamos algunos de los mejores alimentos en los que podrás encontrar una buena cantidad de calcio:

Foto Referencial

Pescados y otros alimentos del mar

Algunos productos marinos son la fuente alternativa de calcio por excelencia, especialmente las sardinas, el salmón, las algas y otros pescados grasos, que también son ricos en omega 6. Cuando se preparan con estos ingredientes, comidas como el sushi o el ceviche son opciones muy apetecibles para obtener una alta cantidad de calcio.

Foto Referencial

Los vegetales verdes

Las verduras de hoja y otros vegetales verdes no solo nos aportan calcio, sino que también nos proporcionan una cantidad importante de hierro y fibra, además de favorecer la eliminación de toxinas.

La col, el repollo, la espinaca y el brócoli son muy buenas fuentes de calcio. Aunque es necesario consumir una cantidad considerable de estos alimentos para obtener la misma cantidad de calcio que aporta un vaso de leche. Para disfrutar al máximo del valor nutricional de los vegetales, es preferible comerlos crudos o saltearlos ligeramente, para así poder absorber la mayor cantidad de calcio, hierro y fibras que nuestro organismo necesita.

Legumbres

Afortunadamente, las legumbres forman parte de la dieta diaria en muchos países del mundo, especialmente en los latinoamericanos. Esto nos permite disponer de una fuente de calcio segura y muy saludable. Al igual que los vegetales verdes, alimentos como los frijoles, las habas, y las habichuelas también contienen mucho hierro.

Lea también: Tu cuerpo necesita calcio

Foto Referencial

Semillas de sésamo

Las semillas de sésamo, también conocido en algunas partes del mundo como ajonjolí, contienen una buena cantidad de calcio. Una simple cucharada de ellas en algunas comidas puede ser útil. Se pueden mezclar con hojas verdes, como la albahaca, por ejemplo, para así obtener hierro.

Avena

La avena aporta a nuestro organismo importantes cantidades de calcio. Se puede consumir en el desayuno, bien de manera natural o molida y como combinarla con frutas en un batido.

Frutos secos

Frutos como el higo, las almendras o avellanas son una gran fuente alternativa de calcio. Lo mejor es consumirlas en el desayuno o entre comidas. Lo mejor de este tipo de alimentos es que aportan también otras propiedades como las vitaminas.

Foto Referencial

La vitamina D

Además del consumo de calcio, muchos de estos alimentos, especialmente los pescados como el salmón y otros como la yema de huevo, nos aportan vitamina D. Esta sustancia es esencial para que nuestro cuerpo pueda metabolizar el calcio y fortalecer nuestros huesos. En el caso de que tengamos alguna deficiencia de vitamina D, los expertos recomiendan complementar nuestra dieta con suplementos vitamínicos.

Con información de:

mejorconsalud.com

health.clevelandclinic.org

Lea también: Tomar calcio en la vejez reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular

Déjanos tus comentarios