Foto Referencial

“Hoy en día las imágenes tridimensionales o planificaciones tridimensionales en la odontología permiten realizar diagnósticos mucho más precisos”, asegura el odontólogo, Francisco Penella.

Explica que a través de las Tomografías Volumétricas CONE BEAM, es una herramienta que en la actualidad se usa en el área de la odontología para evaluar las diferentes estructuras dentales.

“Anteriormente se trabajaba con equipos bidimensionales o una imagen directa”, dice Penella.

Foto Referencial

Lea también: “Trauma Facial causante de mortalidad en Venezuela”

Toda persona es apta para Tomografías Volumétricas

El especialista indica que cuando se habla de tomografías muchos pacientes se preguntan o tienen dudas si son aptos, “prácticamente en cualquier pacientes de tres años y hasta los 80 años dependiendo del criterio de cada especialista puede realizarse Tomografías Volumétricas CONE BEAM”.

Detalla que estas imágenes se pueden usar en diferentes áreas como periodoncia, implantes, cirugía maxilofacial, ortodoncia y evaluación articulación temporomandibular.

“La tomografía permite evaluar al paciente en diferentes planos o en los tres ejes del espacio, reconstrucciones tridimensionales que permiten realizar un diagnóstico más preciso, y mediciones reales en esta área”, puntualiza Penella.

¿Qué es una tomografía computarizada?

El término “tomografía computarizada”, o TC, se refiere a un procedimiento computarizado de imágenes por rayos X en el que se proyecta un haz angosto de rayos X a un paciente y se gira rápidamente alrededor del cuerpo, produciendo señales que son procesadas por la computadora de la máquina para generar imágenes transversales o “cortes” del cuerpo.

Estos cortes se llaman imágenes topográficas y contienen información más detallada que los rayos X convencionales. Una vez que la computadora de la máquina recolecta varios cortes sucesivos, se pueden “apilar” digitalmente para formar una imagen tridimensional del paciente que permita más fácilmente la identificación y ubicación de las estructuraras básicas, así como de posibles tumores o anormalidades.

Foto Referencial

¿Cuándo una persona someterme a un escaneo por TC?

Los escaneos por TC se pueden usar para identificar enfermedades o lesiones dentro de varias regiones del cuerpo. Por ejemplo, la TC ha llegado a ser una herramienta útil para detectar posibles tumores o lesiones dentro del abdomen. Se puede solicitar un escaneo por TC del corazón cuando se sospechan varios tipos de cardiopatías o anormalidades.

Una TC también se puede utilizar para obtener imágenes de la cabeza para localizar lesiones, tumores, coágulos que puedan ocasionar un derrame cerebral, hemorragias y otros padecimientos. Se pueden obtener imágenes de los pulmones para revelar la presencia de tumores, embolias pulmonares (coágulos de sangre), exceso de fluido y otros padecimientos como enfisema o neumonía.

Un escaneo por TC es particularmente útil para obtener imágenes de fracturas de huesos, articulaciones, cartílago o tendones, ya que por lo general genera más detalle del que se pudiera obtener con una radiografía convencional.

¿Existen riesgos?

Todos los rayos X producen una radiación ionizante, la cual tiene el potencial de provocar efectos biológicos en el cuerpo humano. Para los pacientes, estos efectos biológicos pueden variar desde un aumento del riesgo de cáncer en algún momento de la vida, hasta posibles reacciones alérgicas o insuficiencia renal a causa de los medios de contraste.

Bajo algunas circunstancias raras de exposición prolongada a grandes dosis, los rayos X pueden provocar efectos adversos a la salud como enrojecimiento de la piel (eritema), lesión al tejido de la piel, pérdida de cabello, cataratas o malformaciones congénitas (si el estudio se realizó  durante el embarazo).

Lea también: Traumas bucales pueden generar problemas psicológicos

Con información de www.nibib.nih.gov

Déjanos tus comentarios