Foto Referencial

Diciembre es un mes pa compartir en familia, amigos, festejar y comer todo lo que se nos pase por delante, pero ya estamos en enero y tradicionalmente, este mes nos invita a retomar todas las rutinas que dejamos en el último mes del año nuevo, es decir, momento para retomar: el trabajo, el ejercicio, las clases e incluso, hasta la dieta. Es por eso, que en este artículo te daremos algunas recomendaciones u opciones de nutrución de una dieta detox, para que inicies este 2019 llenándote de bienestar y retrasando el envejecimiento con algunos alimentos ricos en propiedades antioxidantes, anticancerígenas y cardiosaludables.

El principal foco de la dieta detox es aumentar el consumo de alimentos orgánicos y bajos en grasa, además de evitar los productos industrializados que son ricos en sal, grasas y aditivos químicos. Es posible realizar una dieta detox donde sólo se consumen líquidos, siendo esta la versión más restrictiva de este tipo de dieta o pude ser realizada con alimentos sólidos, siendo importante que sea baja en grasa y azúcares y con un elevado contenido de fibras.

Foto Referencial

Lea también: ¿Qué hacer cuando la dieta no funciona?

  • Frutas cítricas: proporcionan 3 antioxidantes fundamentales como son los beta-carotenos (como la provitamina A), Vitamina C y flavonoides, que neutralizan los radicales libres y protegen a las células del envejecimiento.
  • Alcachofas: favorecen la desintoxicación hepática, uno de los procesos depurativos naturales y más importantes del organismo para eliminar toxinas.
  • Apio y Cebolla: depurativos de la sangre que favorecen la eliminación de sustancias de desecho.
  • Almendras: los frutos secos en general son uno de los mayores antioxidantes por su alto contenido en Vitamina E.
  • Fresas: con un 90% de agua, son ricas en Vitamina C, ácido elágico y quercetina, lo que produce una potente acción antioxidante y antienvejecimiento.
Foto Referencial
  • Ajo: aporta selenio, muy necesario para la acción de las enzimas antioxidantes del organismo.
  • Aceite de oliva: rico en sustancias antioxidantes y ácidos grasos monoinsaturados.
  • Legumbres: ricas en fibra y elementos fitoquímicos anticancerígenos.
  • Cereales integrales: centeno (previene el cáncer de colon) y germen de trigo, (un potente antioxidante).
  • Remolacha roja, zanahoria, tomate, coliflor, brócoli, rábano, cúrcuma, pimienta, jengibre: potentes hortalizas y verduras ricas en antioxidantes y vitaminas.
  • Pescado azul: fuente de proteínas de alta calidad y vitaminas (A, D, y las del grupo B, principalmente B1, B2, B3 y B12). Posee bajo contenido calórico y también es un alimento rico en minerales (potasio, fósforo, magnesio y hierro, además de yodo); en ácido linoleico y en Omega 3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre. Tiene un alto valor alimenticio y nutricional, que lo convierte en un alimento fundamental para una alimentación sana y equilibrada. Además, su consumo mejora los síntomas de algunas enfermedades y previene las cardiovasculares. -Pollo de corral: rico en proteínas de elevada calidad biológica y con bajo contenido en grasa y colesterol. Destaca su elevado contenido en potasio, fósforo y cinc y las vitaminas B1 (tiamina), B2 (riboflavina) y B3 (niacina), que previene y trata problemas cerebrales de la edad como el Alzheimer.
  • Pavo: carne blanca, además de ser rico en vitaminas del grupo B, contiene ácido fólico, hierro, zinc y fósforo. Mientras que un filete tiene 157 kilocalorías por 100 gramos de porción, una pechuga posee 105 kilocalorías. Contiene proteínas ‘muy bajas en grasas y colesterol’. Bien combinado, es un alimento perfecto para consumir.
Foto Referencial

Lea también: Conoce la dieta de los Países Bajos que gana cada vez más popularidad

Con información de www.telva.com

Déjanos tus comentarios