Foto Referencial

A diario siempre estamos pensando en cuidar nuestra alimentación y realizar ejercicios para mantenernos saludables, sin embargo, a veces nos obsesionamos por lograr el peso ideal por lo que recurrimos a dietas “milagrosas” para perder peso rápidamente, pero muchas veces conseguimos otro resultado.

La dieta cetogénica, la carnívora y la del ayuno intermitente son algunas de las dietas más populares en los últimos años, pero la dieta hormonal es uno de los regímenes alimenticios que está dando de qué hablar. Esto debido a que se trata de un plan de alimentación para aquellas personas que tienen dificultad para perder peso a causa de problemas hormonales.

Algunos especialistas y defensores de la dieta hormonal aseguran que las personas pueden perder mucho peso con esta dieta siempre y cuando la realicen al pie de la dieta y se ejerciten para poder “reiniciar” sus hormonas.

Aunque existen algunas variaciones, lo idea principal de esta dieta es corregir los desequilibrios hormonales en el cuerpo.

Foto Referencial

Lea también: Conoce los beneficios que ofrece el té de hueso de aguacate

¿Qué hace la insulina?

El cuerpo está conformado por un sinfín de hormonas que son las encargadas de hacer que nuestro organismo funcione adecuadamente, desde la digestión de los alimentos, hasta el crecimiento de los huesos.

Ellas circulan a lo largo del cuerpo a través de la sangre y actúan como “mensajeros químicos” que adiestran a las células para que realicen determinados trabajos.

La insulina, es una de esas hormonas. La misma es la encargada de regular los procesos metabólicos que permiten que el cuerpo almacene los carbohidratos de la comida como energía en las células de los músculos.

Los niveles de azúcar en la sangre se elevan cuando ingerimos cualquier alimento, lo que hace que el páncreas libere insulina en la corriente sanguínea.

La insulina se pega a las células y les da la señal para que absorban azúcar de la sangre y la guarden para usarla más tarde.

Años atrás se creyó que la insulina desempeñaba un rol crucial en el aumento de peso, pero recientes investigaciones mostraron que es el consumo total de las calorías el principal factor para aumentar o bajar de peso.

Menos calorías = menos peso

Quemar más calorías que las que consumimos diariamente es lo que puede garantizar la pérdida de la grasa en el cuerpo, es decir, se debe lograr un déficit calórico.

Foto Referencial

Básicamente, esta es la razón del éxito de la dieta del ayuno intermitente, ya que eso hace que las personas coman menos y por ende ingieran menos calorías.

La dieta hormonal utiliza un programa de tres pasos que prometen ayudar a la gente a perder peso, ganar fuerza, y sentirse más jóvenes. Los pasos uno y dos de la dieta se centran en cambiar hábitos nutricionales. El paso tres se centra en el ejercicio.

  • En el primer paso, las personas deben eliminar de su dieta alimentos como el alcohol, la cafeína, el azúcar, la carne roja, la leche de vaca y sus derivados (como el queso o el yogurt), y simultáneamente consumir más frutas, vegetales, aves, pescado, huevos y productos lácteos derivados de oveja, cabra, y leches elaboradas con plantas.
  • El segundo paso se trata de eliminar los alimentos procesados, los edulcorantes y los granos refinados.
  • Y por último, el tercer paso involucra un aumento en ejercicios cardiovasculares y para ganar fuerza.

Las recomendaciones alimentarias incluidas en los pasos uno y dos requieren una reducción en alimentos que típicamente son altos en calorías y pobres en cuanto a su valor nutricional como el alcohol, los alimentos con alto contenido de azúcar y los alimentos procesados.

Esta dieta hormonal también promueve el consumo de vegetales, pescado y frutas, estos aumentan el consumo de fibras y al mismo tiempo abastecen al cuerpo de vitaminas y minerales, los cuales son necesarios para que el cuerpo goce de salud y bienestar en general.

Al combinar el ejercicio con las recomendaciones antes mencionadas, hace la que la dieta hormonal funcione de mejor manera, aumentando la quema calórica y brindando otros beneficios para la salud.

¿Funciona entonces?

La clave está en que cualquier pérdida de peso estará probablemente vinculada al cambio en el insumo de calorías, más que en el efecto (si es que hay alguno) sobre las hormonas.

La pérdida de peso  ocurre cuando se logra crear un déficit calórico, no «restableciendo el balance hormonal».

Los defensores de la dieta hormonal afirman, que los desequilibrios hormonales son generalmente el resultado de un problema salud subyacente más grave, como la diabetes (insuficiencia de la función de la insulina) o el hipertiroidismo (donde la tiroides produce demasiadas hormonas tiroideas), que no pueden solucionarse simplemente con una dieta y que requieren tratamiento médico.

Foto Referencial

Lo cierto es que cada cuerpo y cada organismo son diferentes, por lo que no todas las dietas son aptas. Lo más recomendable antes de iniciar una dieta milagrosa es acudir con un especialista, quien determinará según las necesidades de cada quien cuál es la dieta o el régimen alimenticio para bajar de peso y ganar calidad de vida y salud.

Lea también: Descubre cuáles son las cuatro dietas más peligrosas para la salud

Con información de: BBC

Déjanos tus comentarios