Foto Referencial

Para el deleite de todos, el mito de que el chocolate perjudica nuestra salud se ha ido diluyendo gracias a distintos estudios. Actualmente es recomendado por muchos médicos y nutricionistas por sus beneficios para el corazón, el cerebro y el metabolismo, entre otros. Pero además, su consumo regular también tiene un efecto positivo en una de las actividades más importantes para nuestro bienestar, nos ayuda a dormir mejor.

Hace falta aclarar que, si bien los doctores sugieren que se puede comer todos los días, su ingesta solo debería ser de unos 50 gramos. Y mientras más oscuro sea, mejor. Esto se debe a que los chocolates claros suelen pasar por procesos químicos, como la alcalinización del cacao, que los hacen perder sus propiedades. Por otro lado, también se mezclan con grandes cantidades de azúcar y grasas saturadas.

Cuando se consume en su estado más puro, el chocolate negro posee varios compuestos que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, mejorar el metabolismo, la flora intestinal, prevenir algunas alergias y hasta la diabetes tipo 2. Además, otros estudios han revelado que sus propiedades actúan sobre el sistema nervioso para regular nuestro sueño. Pero antes de explicar con profundidad la forma en la que nos ayuda a dormir, repasemos algunas de las verdades sobre los efectos del chocolate.

Foto Referencial

Los efectos del cacao y el chocolate negro

En el Congreso Internacional sobre Chocolate y Cacao en Medicina, celebrado por la Universidad de Barcelona en el 2015, se debatieron muchos de los puntos controversiales sobre el consumo del cacao y el chocolate negro, llegando a la conclusión de que:

  • No provocan acné. No existe ningún trabajo científico que haya demostrado la relación entre comer chocolate y la aparición de acné. Lo mismo sucede con las migrañas y las caries.
  • Son ricos en magnesio. Este mineral contribuye con el fortalecimiento muscular y un aporte energético constante, lo que favorece la actividad física por más tiempo.
  • Son ricos en antioxidantes. cuentan con polifenoles compuestos que tienen un efecto antioxidante, lo que ayuda a prevenir el envejecimiento. Un tipo de polifenoles actúa sobre el metabolismo y la flora intestinal, mientras que otro, la epicatequina, es un neuroprotector que ayuda a prevenir la perdida de la memoria.
  • Tienen efectos antiinflamatorios. Ayudan a controlar el perfil lipídico y prevenir muchas enfermedades crónicas.
  • Reducen el colesterol. El consumo regular de cacao disminuye el colesterol “malo” (LDL) y hace que suba el “bueno” (HDL), gracias a su contenido de ácido oleico. Además, cuentan con fitoesteroles, especialmente con uno llamado beta sitosterol.
  • Son buenos para el corazón. Poseen compuestos llamados flavonoles, del mismo grupo de los polifenoles, que se relacionan con la reducción de la presión arterial. Es por esto que el chocolate negro se considera un alimento cardiosaludable, porque disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Contienen fibra y vitamina E.
  • Son ricos en hierro y vitaminas del grupo B.

Lea también: El poder afrodisíaco del chocolate: del mito a los hechos científicos

Foto Referencial

Un poco de chocolate negro también mejora nuestro sueño

Como si todos estos beneficios no bastaran para convencernos de comer chocolate todos los días, también se demostró que ingerir un poco antes de dormir mejora la calidad de nuestro sueño. Un estudio llevado a cabo en las Universidades de Edimburgo y Cambridge en el Reino Unido, publicado por la revista Nature, explica que el contenido de magnesio en el chocolate negro ayuda a regular nuestro reloj biológico. Este nutriente también es responsable de funciones corporales como dormir, despertarse y regular nuestra temperatura interna.

María Andrea Rivadeneira, nutricionista de Pacari consultada por ABC Familia, comentó sobre este descubrimiento que:

“Tomar una onza de chocolate antes de acostarse nos ayudará a dormir mejor y sin interrupcionesen toda la noche, ya que actúa sobre el sistema nervioso y estimula la liberación de serotonina, también conocida como hormona de la felicidad. Una hormona que produce nuestro cerebro para regular ciertas necesidades corporales como el sueño saludable. Además, al tratarse de cantidades pequeñas, no tendrá consecuencias en la digestión, aunque lo tomemos justo antes de dormir”.

En este sentido, comer al menos 50 gramos de chocolate negro cada noche puede ser la mejor opción para combatir problemas como el cansancio, la somnolencia, el mal humor y la ansiedad.

Con información de:

cuidateplus.marca.com

abc.es/familia:

Lea también: Yo amo al chocolate y el chocolate me ama a mí

Déjanos tus comentarios