Foto Referencial

En ciertas épocas del año es común ver a muchos con gripe o resfriados, de hecho, en promedio los adultos, pueden experimentar de 3 a 4 gripes al año. Eso va depender de que tan fuerte sea o esté su sistema inmunológico para ese momento que se expongan al virus. Si fuman, el estrés, el no dormir adecuadamente, alimentarse a deshoras o inadecuadamente, por ejemplo, con abundante azúcar refinada, los expone a infecciones porque todo lo anterior debilita el sistema inmune.

La pregunta que muchos se hacen es qué hacer para no engriparnos o si puedo hacer ejercicios mientras paso el resfrío. Diversos estudios dan testimonio que, si estamos sanos, el ejercicio físico fortalece el sistema inmunológico. Las personas que entrenan con regularidad se enferman menos, o les da menos gripe.

La actividad física moderada se asocia con una respuesta positiva del sistema inmune porque da pie a la producción de macrófagos, es decir, las células que se encargan de atacar las bacterias. Mientras que nos ejercitamos, a un ritmo promedio, las células que nos defienden de los microrganismos externos, circulan por el cuerpo rápidamente siendo capaces de matar tanto bacterias como virus. Una vez que finalizamos nuestra rutina de entrenamiento, el sistema inmunitario generalmente regresa a la normalidad, en pocas horas, pero si nuestra actividad física es regular, estos efectos positivos se van prologando cada vez más.

Entonces, deberíamos hacer ejercicio siempre y si nos enfermamos, aun así, podemos hacer ejercicio suave para darle potencia a nuestro sistema de defensas.

Foto Referencial

Lea también: Salir de la zona de confort

Para los entusiastas del ejercicio…

Los fanáticos del entrenamiento o los atletas de alta competencia por lo general dudan sobre si deben hacer ejercicio o descansar cuando están enfermos y eso va a depender de que tan complicados estén o cuál sea el padecimiento.

Los médicos deportivos recomiendan que, si se presenta síntomas de un resfriado sin fiebre, el ejercicio moderado como caminar o las pesas, es probablemente seguro. Ahora bien, si se tiene fiebre, cansancio extremo, dolores musculares e inflamación de las glándulas linfáticas, lo mejor es parar una o dos semanas el trabajo deportivo intenso.

Foto Referencial

¿Qué debemos tener presente?

Las personas que nunca se ejercitan se enferman con bastante frecuencia, mientras que aquellos que entrenan con regularidad, al menos 3 veces por semana, se sienten bien la mayor parte del tiempo. Ahora bien, no se confíe ya que, los que se exceden con el ejercicio también se quebrantan con frecuencia. Por consiguiente, tanto el exceso como el defecto es dañino. Ser sedentario o hacer mucho ejercicio puede mermar sus defensas, por consiguiente, para prevenir las infecciones, entrenen regularmente sin exceder las horas e intensidad del ejercicio.

Lea también: El azúcar… La blancura que mata lentamente…

Déjanos tus comentarios