Foto Referencial

Siendo honestos, la opción más saludable para nuestro organismo es no ingerir ningún tipo azúcares añadidos. Es normal que muchas personas sigan confundidas con respecto al consumo de azúcar, producto de una infinidad de reportajes y supuestas investigaciones que intentan demostrar sus beneficios y que cada día llegan a distintas conclusiones. La mayoría de las veces, estos estudios responden a intereses muy alejados del mundo de la salud. La verdad es que no necesitamos consumir azúcar. Sin embargo, también es cierto que muchos estamos acostumbrados a ponerle un toque dulce al café o a las postres del fin de semana, y este es un hábito difícil de superar. Y es entonces cuando podríamos recurrir al azúcar de coco.

Pero antes de hablar sobre las propiedades de este endulzante, extraído de las flores de la palmera, expondremos algunas de las ideas erróneas que muchas personas siguen teniendo y los problemas que puede causar el azúcar:

Foto Referencial

No necesitamos azúcar para funcionar

Lo primero que debemos entender, para después tomar nuestras propias decisiones, es que afirmaciones como “el azúcar es necesario para el buen funcionamiento del cerebro” o “es parte de una dieta equilibrada”, son totalmente falsas. Tal como lo aclara Mikel López Iturriaga, periodista de El País, lo que necesita nuestro cerebro para trabajar no es azúcar, sino glucosa, un compuesto que da energía a todos los seres vivos. Este lo produce el cuerpo humano a partir de las proteínas y también se puede obtener del consumo de frutas, verduras o legumbres.

Por su parte, ingerir azúcar blanco refinado u otras variaciones, como el moreno, los siropes, e incluso la miel, no tiene ninguna responsabilidad en nuestras funciones cerebrales, pero sí en el desarrollo de enfermedades como la obesidad, la diabetes, enfermedades vasculares y varios tipos de cáncer. Otro problema es que la mayoría de las personas lo consume en cantidades excesivas, entre tres y cuatro veces más de lo que se recomienda. Según la Organización Mundial de la Salud, la cantidad máxima debería ser de 25 gramos al día.

Si no lo puedes dejar, el azúcar de coco es una mejor opción

Ahora, no es fácil para todo el mundo decidirse a dejar el azúcar, sobre todo cuando hemos pasado la mayor parte de nuestra vida consumiéndolo sin tener una idea clara de las consecuencias. Por eso, para aquellos que aun no están dispuestos a dejarlo, pero les gustaría tener una alternativa algo más saludable que el azúcar blanco, es preferible que prueben el azúcar de coco.

Para los pueblos de las islas del Pacífico, la palmera es considerada como “el árbol de la vida”. Esta planta ha sido, tradicionalmente, una de sus principales fuentes de alimentos y medicinas. Y, en tiempos recientes, el cocotero ha sido objeto de diversos estudios para comprobar cuáles son los efectos de sus derivados en nuestra salud. Así como se han estudiado los beneficios del aceite y la leche de coco, ahora el foco se encuentra sobre los efectos de este tipo de azúcar en nuestro organismo.

Lea también: Cuánto azúcar poseen los alimentos que consumimos?

Foto Referencial

¿Qué es el azúcar de coco?

En un artículo para el portal Cuerpomente, Santi Ávalos escribe sobre el origen del azúcar de coco y expone algunos de los beneficios que supone sustituir el azúcar blanco por este endulzante. A diferencia del aceite y la leche de coco, este azúcar no viene del fruto de la palmera, sino que se extrae de la savia de las flores. Este néctar se calienta de manera moderada hasta adquirir una consistencia sólida.

A diferencia de los azúcares refinados, este producto integral conserva la mayor parte de sus vitaminas y minerales. Contiene minerales como fósforo, magnesio o zinc, así como vitaminas del grupo B. Sin embargo, hay que aclarar que este contenido es tan pequeño que no representa un aporte significativo para nuestro cuerpo.

Por otro lado, el azúcar de coco también posee un índice glucémico bajo y contiene inulina, una sustancia que “enlentece la absorción de glucosa, reduce los niveles de colesterol, favorece el desarrollo de la flora intestinal beneficiosa y mejora la absorción de minerales y vitaminas”, explica Ávalos. Aun así, sus niveles de fructosa son altos, por lo que no se debe abusar de su consumo. Por último, cuenta con la misma capacidad para endulzar que el azúcar blanco y también se puede caramelizar, lo que facilita usarlo como sustituto en cualquier receta.

Propiedades del azúcar de coco

Puesto en números, el azúcar de coco contiene por cada 100 gramos:

  • 400 Calorías.
  • 71% de sacarosa.
  • 3% de fructosa.
  • 3% de glucosa.
  • 4,3 grmos de inulina.
  • 92 microgramos de zinc.
  • 2,1 miligramos de hierro.
  • 150 miligramos de polifenoles.
  • 2,3 miligramos de cobre.
  • 715 miligramos de potasio.

Con información de:

elcomidista.elpais.com

cuerpomente.com

Lea también: Científicos confirman que el consumo de azúcar no mejora el estado de ánimo

Déjanos tus comentarios