Foto Referencial

Las primeras acciones que permitirán determinar la necesidad de un cambio personal o grupal, son las arrojadas por el estudio del Estado Actual (e.a.), del mismo. Luego de detalladas las características encontradas en ese análisis, y compararlas con aquellas que representan a un deseado Proyecto de Vida y al concluir que habrán más ventajas o beneficios en un Estado Deseado (E.D.), se podrán activar pasos convenientemente asociados con el cambio, desde un Estado Presente hacia un Estado Futuro.

El recorrido al cambio parte desde un momento existencial cuando se hace presente cualquiera de las siguientes circunstancias como un factor desencadenante, puede ser la escases de recursos personales, o el bajo desempeño o simplemente se desea tener una mejor vida o al menos mejor calidad interna en ella. Por lo tanto, la presencia de cualquier aspecto personal como estos mencionados, será suficiente iniciador para que se decida emprender ese viaje al cambio.

Entonces cambiar es viajar desde un Estado Actual (e.a.), hacia un Estado Deseado (E.D.). Quizás la persona ya está bien y, además, cómoda en su estado presente, pero ciertamente pudiera estar mejor, lo que es suficiente razón para iniciar el viaje hacia ese nuevo estado de bienestar y plenitud de recursos personales. Eso también es cambiar.

Foto Referencial

Lea también: Escuchar, escuchar, escuchar…

Por ejemplo, si tú y tu pareja han logrado cumplir con aquel proyecto de reunir en una cuenta bancaria el monto necesario para pagar el viaje de vacaciones soñado, desde tiempo atrás, al completarlo la alegría del triunfo por el logro se mantienen hasta tiempo después de volver de tan deseado viaje. ¿Qué viene ahora?, se preguntarán y deciden fijar una cantidad mayor para ahorrar, durante un lapso mayor de tiempo, pues creen merecer una inversión más trascedente: la compra de su nuevo hogar, la casa de sus sueños. De esta manera se ha viajado desde un Estado Actual en bienestar a un Estado Deseado, para estar mejor.

Eso es planear el cambio para conseguir algo mejor. Por lo general, estamos acostumbrados a procurar los cambios en la vida, sobre todo cuando el Estado Actual es una sucesión de limitaciones o errores que, de alguna manera, han colmado los ánimos, afectado los desempeños y trastocado los resultados esperados. Claro está que se debe emprender el viaje del cambio. ¡También hay que volar de allí!

El proceso es el mismo, aspirar y luego proyectar el Estado Deseado. Ahora bien, eso es adecuado, pero no es suficiente. ¿Saben cuál es la clave para triunfar en la vida basado en los cambios requeridos?  Las acciones estructuradas dentro de un plan para cambiar.

El cambio, además de poseer un concepto, un proceso y un resultado, debe tomar en consideración sus limitaciones y las resistencias. El limitante más exigente es la resistencia a que suceda tal cambio, aunque ese no es el “adversario a vencer”. Es el adversario a conocer y convertir en aliado, pues la resistencia al cambio es el mecanismo de defensa del equilibrio y las costumbres, asociada con la sensación de comodidad y seguridad o control.

Foto Referencial

Todo cambia en la vida

El reto es aprender a aceptar qué podemos cambiar, y hasta debemos planear tales cambios en nuestra vida, y no esperar a que las cosas cambien algún día o que alguien venga y las cambie por nosotros. Por ejemplo, ¿qué decir a esa persona, en el trabajo, quien reiteradamente llega tarde y pareciera no importarle?, ¿qué hacer para mejorar nuestra relación con ese familiar cuya actitud nos incomoda?, o ¿cómo manejar el enojo o la tristeza? y, en cada caso, el tiempo ha transcurrido sin que hayamos logrado cambiar esa situación que nos incomoda, perturba, y hasta nos enferma.

Existen cambios que para algunas personas parecen simples, pero para otras son muy complejos, especialmente cuando llevan la necesidad del logro. Tales como necesitar adelgazar, asistir a un gimnasio, iniciar o concluir una formación o concretar un compromiso. Todo paso de un Estado Actual a un Estado Deseado es cambiar, ya está claro. Cambiar es volar y volar es cambiar.

Estimado lector: ¿Qué crees que te está faltando para que inicies vuelo hacia tus cambios trascendentes?

Lea también: LA PERCEPCIÓN

Lic. M. Eduardo Delgado Alcalá

Asesor Gerencial en Desarrollo Organizacional y Dinámicas de los Grupos

Master Trainer PNL / Master Coach PNL

Coordinador del Diplomado COACHING NEUROLINGÜÍSTICO (PNL)

Twitter:  @medelgadoa 

Instagram:   coachingsistemico

Déjanos tus comentarios