Foto Referencial

Las emociones forman parte de nuestra mente. Los Estados del amor, felicidad, alegría…son del Alma o del Ser.

Qué bueno sería incluir la Inteligencia emocional en todo el sistema educativo formal. Los especialistas en diferentes áreas, dicen que prácticamente todas nuestras decisiones son emocionales. Y debe de ser cierto.

Las emociones son las que nos motivan a lograr cualquier cosa que deseemos. Nos dan esa fuerza, esa pasión para sentir la vida. Es decir, son necesarias para nuestra existencia.

Foto Referencial

Ahora bien, ¿qué pasa cuando no las gestionamos adecuadamente y se salen de nuestro control? Aquí comienzan nuestros problemas. Lo primero que afecta es nuestro sistema nervioso, conformado por área central (encéfalo y médula espinal) y éste afecta a todos los demás sistemas.

Los niveles de cortisol (hormona del estrés) aumentan y se mantienen altos, ya no para beneficiarnos o ayudarnos en una situación que lo amerite, sino para afectar nuestra salud de manera negativa.

Veamos apenas algunos efectos del cortisol que explica la Psiquiatra Marián Rojas Estapé:

El cortisol tiene una función esencial, afecta profundamente al sistema inmunológico, inhibiendo (en primer lugar) la inflamación. Por otra parte, inhibe la secreción de insulina, provocando la liberación de glucosa y proteínas a la sangre. De tal manera que si el cortisol no está bien regulado, en un tiempo no muy lejano puede aparecer la temida diabetes.

Ante el estrés, el organismo dosifica sus recursos energéticos. El sistema inmune precisa gran cantidad de energía; por eso cuando enfermas te sientes agotado; en gran medida tu energía está siendo canalizada y empleada por tu sistema defensivo.

– Esta hormona ayuda a regular el sistema osmótico del cuerpo, agua-minerales.

Es clave en el control de la tensión arterial, participa en los huesos (el cortisol puede favorecer la aparición de la osteoporosis) e incluso en los músculos (contracciones, tirones, calambres…).

– Finalmente altera a nivel endocrinológico a varios sistemas:

  • Sistema reproductivo; por eso el estrés y el sufrimiento pueden alterar el ciclo normal de la mujer o posibilidad de quedar embarazada.
  • Sistema de crecimiento, inhibiéndolo.
  • Sistema tiroideo, con la aparición de alteraciones (tanto hiper como hipotiroidismo) u otras enfermedades relacionadas con esa glándula.
Foto Referencial

Tal como mencioné antes, esto es apenas una pastillita de lo que el cortisol puede afectar de manera negativa a nuestra salud, cuando vivimos en constante estrés.

Lea también: Descubre y desarrolla tus talentos

Algunas sugerencias para aumentar nuestra Inteligencia emocional

  • Evita estresarte por aquellas situaciones que no puedes controlar o modificar. Si eres de esas personas sufridoras-controladoras de profesión. Es decir, sufres porque llueve, porque hay mucho sol, por todos tus nietos o hijos. Así mismo te preocupas por todo y con todo. Y además necesitas controlar cada paso que dan cada uno de tus familiares. Entonces, ya es hora de que comiences a tomar conciencia del daño que te estás haciendo.
  • Enfócate en lo que sí puedes hacer, para cambiar una situación que te afecte. O en la enseñanza que te puede dejar ésta.
  • Conéctate más con tu Ser, para que sientas cada vez con más frecuencia los Estados de la tranquilidad, amor, paciencia, empatía, felicidad. Ya que estos Estados ayudan a regular las emociones. Y en especial, a comprender lo que desde las emociones no podemos.
  • Para una mejor conexión con nuestro Ser, necesaria es la meditación o actividades que nos permitan una profunda relajación (pintar, nadar, tejer o cualquier cosa que traiga nuestra mente al aquí y ahora).
  • Deja de ver tantas noticias negativas con la falsa creencia de que tienes que estar informado. Disfruta de programas y películas que te produzcan las hormonas del placer. Videos que te hagan reír.
Foto Referencial

En lo que a mí concierne, me reconozco como una persona muy apasionada en todo lo que hago. Sin embargo he aprendido a gestionar mis emociones y a regularlas, en primer lugar, agarrándome de mis principales valores: libertad, amor y tranquilidad. Es decir, aquello que  no cuadre con mis valores, lo aparto de mi vida, así me duela por un tiempo. En segundo lugar, las gestiono al conectarme con mi *Ser*. El amor, la aceptación, la paciencia…me hacen comprender lo que desde las emociones o peor aún desde el Ego o desde el Cuerpo del dolor, mi mente no puede.

¡Recibe mis bendiciones!

Lea también: LA FELICIDAD

Johan Pullas Guillén

Coach Motivador

Escritor

Twitter: @johanpullas

Instagram: @johanpullasguillen

Déjanos tus comentarios