“La incontinencia urinaria por esfuerzo es una patología muy frecuente en la población femenina a nivel mundial, la cual tiende a aislar la paciente porque deja de hacer su vida cotidiana, por las pérdidas constantes de orina al hacer esfuerzos durante cualquier actividad, bien sea ejercicios o haciendo mercado”, asegura el Ginecólogo, Alberto González.

El especialista indica que existen varios tipos de tratamientos para controlar la incontinencia urinaria por esfuerzo, una de ellas a través de fisioterapia del suelo pélvico, otra es la opción quirúrgica donde se colocan los sling mediouretral (cinta vaginal libre de tensión), por debajo de la uretra que son sintéticos.

Agrega, que recientemente es utilizada la energía fototérmica del láser para regenerar tejidos y colágeno, produciendo tensión en la fase endopélvica para curar a las pacientes de incontinencia urinaria por esfuerzo.

Lea también: Infecciones sobreestimadas pueden generar sepsis por shock séptico

Incontinencia urinaria afecta a personas mayores

Si bien ocurre con mayor frecuencia a medida que las personas envejecen, la incontinencia urinaria no es una consecuencia inevitable del envejecimiento.

Si la incontinencia urinaria afecta tus actividades diarias, no dudes en consultar al médico.

En la mayoría de las personas, algunos cambios sencillos en el estilo de vida o un tratamiento médico pueden aliviar la molestia o detener la incontinencia urinaria.

Otros tipos de incontinencia urinaria

  • Incontinencia imperiosa: necesidad repentina e intensa de orinar, seguida de una pérdida involuntaria de orina. Es posible que tengas que orinar con frecuencia, incluso durante toda la noche. La incontinencia imperiosa puede deberse a una afección menor, como una infección, o a una enfermedad más grave, como un trastorno neurológico o diabetes.
  • Incontinencia por rebosamiento: goteo de orina frecuente o constante debido a que la vejiga no se vacía por completo.
  • Incontinencia funcional: deterioro físico o mental te impide llegar al baño a tiempo. Por ejemplo, si tienes artritis grave, es posible que no puedas desabotonarte el pantalón lo suficientemente rápido.
Foto Referencial

Causas de incontinencia urinaria

Incontinencia urinaria transitoria por ciertos alimentos, bebidas y medicamentos pueden actuar como diuréticos (estimulan la vejiga e incrementan el volumen de orina). Algunos de ellos son:

  • Alcohol
  • Cafeína
  • Gaseosas y agua mineral con gas
  • Edulcorantes artificiales
  • Chocolate
  • Chiles
  • Alimentos con alto contenido de especias, azúcar o ácido, especialmente los cítricos
  • Medicamentos para la presión arterial y el corazón, sedantes y miorrelajantes
  • Grandes dosis de vitamina C

La incontinencia urinaria también puede ser a causa de una enfermedad fácilmente tratable, por infecciones que pueden irritar la vejiga, provocando una fuerte necesidad de orinar y, en ocasiones, incontinencia.

Foto Referencial

Una de las causas se debe al estreñimiento, el recto está ubicado cerca de la vejiga y comparte muchos nervios. Las heces duras y compactadas en el recto hacen que estos nervios se mantengan activos en exceso y aumenten la frecuencia urinaria.

La incontinencia urinaria también puede ser un trastorno persistente causado por problemas físicos o cambios de fondo, entre ellos el embarazo, los cambios hormonales y el aumento de peso del feto pueden provocar incontinencia de esfuerzo.

Lea también: Beneficios de la Hemoterapia de verickcob, el tratamiento que revoluciona la ginecología

Con información de www.mayoclinic.org

Déjanos tus comentarios