Foto Referencial

Una de cada cinco mujeres embarazadas pueden presentar Apnea del Sueño, un trastorno donde la respiración se interrumpe o se hace muy superficial, cuyos síntomas son más notorios en la etapa final de la gestación: ronquidos, ahogos nocturnos y somnolencia durante el día.

Durante su participación en la sección “Tecnología sin Límites”, de A Tu Salud con María Laura García, la doctora Lisset Cortès, Médico Internista, explica que la Apnea del Sueño se puede detectar mediante un estudio de Polisomnografía, el cual determinará “si la paciente ronca mucho después de las primeras semanas de embarazo, tomando como referencia si presenta obesidad o sobrepeso”.

Será necesario realizar a la paciente exámenes para el registro de la actividad cerebral, respiración, ritmo cardiaco, actividad muscular y niveles de oxígeno en la sangre mientras duerme, para descartar además, que la Apnea del Sueño no esté relacionada con problemas de hipertensión o diabetes.

Foto Referencial

Lea también: ADELGAZAR MEJORA LA APNEA DEL SUEÑO

La importancia del tratamiento del Ovario Poliquístico

Laboratorio del Sueño

El estudio se realiza en un “laboratorio del sueño” para medir ciertas constantes y observar si la paciente está respirando mal durante la noche sin saberlo, dice la especialista, quien además asegura que no existen complicaciones para la madre ni para el hijo en ningún momento del embarazo que desee realizarse el examen, porque “inclusive hay que repetirlo después del parto para determinar si el trastorno persiste o si hubo mejorías en los cambios que presenta en el cuerpo”, agrega Cortés.

La internista detalla que el examen de la Apnea del Sueño se realiza durante toda la noche en un cuarto especial, mediante el cual la persona es conectada a varias máquinas que se encargan de medir varios aspectos de los signos vitales de la paciente, así como sus ondas cerebrales.

Para la realización del examen la paciente debe seguir recomendaciones sencillas, evitando estimulantes como el consumo de refrescos (gaseosas) o café y limitar las siestas durante el día.

Foto Referencial

Estudio no compromete a la madre ni al hijo

 “Luego de acudir al laboratorio del sueño, la embarazada pasa a una habitación que es muy similar a la de un hotel y se le colocan ciertos dispositivos o electrodos para medir la oxigenación de la sangre durante la noche y comprobar si existen cambios en su frecuencia cardíaca. Dormirá de forma similar a como lo hace en su casa, por lo que no debería sentir mayor incomodidad después de que se le colocan los conductores de corriente eléctrica”, indica la doctora Cortés.

El objetivo principal del examen de la Apnea del Sueño es captar los ciclos de los sueños y determinar si la paciente respira menos o disminuye su oxigenación sanguínea durante la noche y si es así, cuántas veces sucede.

También aclara, que “no se graban, ni se ven sus sueños que es lo que a veces preocupa a las pacientes, tampoco existen contraindicaciones para realizarlo en ningún trimestre del embarazo”, puntualiza Cortés.

Lea también: ¿PROBLEMAS PARA CONCILIAR EL SUEÑO? AQUÍ LAS CAUSA

Déjanos tus comentarios