Foto Referencial

“Los futuros padres deben saber que el tamaño del estómago de los bebés es similar al de una métrica, lo que le cabe son 5 cc y eso es lo que la mamá produce con el calostro, mientras que la leche de fórmula, de vaca, llena la barriguita del recién nacido con 30 cc, siendo un punto de partida para la obesidad del infante”, asegura la Pediatra, Neonatologo y consultor internacional de lactancia materna, Eunice Lample.

La especialista insiste en los mitos y realidades sobre dar pecho, y defiende esta práctica porque, “es un líquido maravilloso, oro blanco, el cual tiene la capacidad nutricional e inmunológica que no la tiene ningún alimento, por eso las mamás y papás deben informarse durante el embarazo y no esperar que llegue el parto para documentarse sobre los beneficios de la lactancia materna, porque esto es un asunto de tres”, enfatiza la doctora Lample.

Asegura la pediatra que está demostrado que la obesidad infantil se debe al consumo prematuro de leche de vaca, desencadenándose mega adipocitos para que el páncreas empiece a trabajar de manera disfuncional, generando como consecuencia metabolismo insular, por la cantidad de carbohidratos.

Foto Referencial

Lea también: ¿Qué es la Esofagitis Cáustica infantil?

Falsa creencia que mujeres no produzcan leche

Sobre la creencia que algunas embarazadas “no tienen leche”, la neonatologo, aclara que todas las mujeres tienen el alimento natural y que este se produce en función de lo que come la madre, que será dado al bebé a libre demanda desde que nace, producto de la elevación de la prolactina y oxitocina, que solamente es interrumpido cuando “el organismo inteligentemente dice: aquí no hay quien coma la leche, porque se frena la producción, cuando la mamá sustituye el pecho por el tetero de fórmula”, explica Lample.  

Otro mito que desmonta la consultora internacional de lactancia materna, es la afirmación, “en mi familia las mujeres no damos leche”, afirma que dar pecho no es una cuestión de herencia, porque genéticamente son contados los casos.

¿Se puede dar pecho tras quimioterapia?

“Todas las madres pueden amamantar, inclusive las que estén recibiendo radioterapia o quimioterapia cuando salen del proceso”, dice la doctora, quien indica que existen  excepciones puntuales como los casos donde la mamá no produce prolactina por problemas hormonales o por cirugía de cáncer de mama, donde se presente mastectomía radical, pero que el bebé puede ser alimentado con lactancia materna a través de  donantes.

Foto Referencial

También asegura que la lactancia materna no debe ser interrumpida cuando la madre tenga virus como la gripe y enfermedades como chikungunya o dengue, “es todo lo contrario, la mamá debe  amamantar porque ella es quien le pasa anticuerpos al bebé”.  

Un motivo real para no dar lactancia materna, detalla la doctora Lample, es el fallecimiento de la madre.

Dar pecho apenas nace el bebé evita rompimiento del pezón

En cuanto a las incomodidades que surgen cuando los pezones se agrietan, destaca la especialista, sucede cuando hay una succión inadecuada, motivado que al recién nacido le  dieron tetero o chupones en vez de recibir pecho, razón por la cual “el bebé tiene que abrir muy bien la boca y desplazar el maxilar inferior y la lengüita hacia abajo y hacia adelante, arriba y atrás. Cuando el bebé tiene un tetero en la boca hace todo lo contrario, cierra la boca y la lengua se va para atrás”.

Estas molestias, afirma la pediatra se evitarían si se amamanta al bebé apenas nace porque el recién nacido no puede agarrar el pecho y es por esto que muerde el pezón, en cambio si está comiendo bien con la succión adecuada, agarra la areola y extrae, “no habría riesgo de lesión del pezón. Puede haber aumento de sensibilidad, pero aplicar la propia leche materna alivia la incomodidad”.

Dar leche materna reacomoda órganos

La especialista hace énfasis en que los beneficios de la leche materna van desde el reacomodamiento de órganos como ovarios, las trompas, el útero, porque las hormonas de la lactancia son femeninas.

Foto Referencial

“Mientras se está dando lactancia materna las mujeres se ponen más lindas aunque no lo crean, porque además están empoderadas, adelgazan rápido, disminuye el sangrado postparto, porque cada vez que el bebé está comiendo la oxitocina actúa sobre el útero, produciendo una descarga, se limpia internamente como dicen las abuelas”, puntualiza la neonatologo Lample.

Lea también: Síndrome de intestino irritable afecta al 15% de la población

Déjanos tus comentarios