Foto Referencial

Todos sabemos que una de las mayores causas de muertes, a nivel global, es el consumo del tabaco. No hay ninguna duda sobre esto. Sin embrago, la última edición del Estudio de la Carga Global de las Enfermedades encontró que las dietas deficientes son ahora las primeras responsables de muerte prematura alrededor del mundo, llegando a provocar uno de cada cinco casos y de 11 millones de personas al año.

Uno de los artículos más recientes de la BBC Mundo desglosa los descubrimientos del estudio, publicado por la prestigiosa revista The Lancet, que se basó en el análisis de los hábitos alimenticios de 195 países y del número de vidas con las que acaban por cada 100.000 habitantes.

En este se explican las consecuencias de las dietas altas en sal, en comidas procesadas y bajas en vegetales, frutas y nueces, que más allá de provocar problemas de obesidad, aumentan los riesgos de padecer enfermedades cardíacas y distintos tipos de cáncer. El trabajo obviamente tomó en consideración países alrededor de todo el globo, pero lo que reveló sobre las dietas Latinoamericanas es motivo de preocupación.

Foto Referencial

¿Qué se considera una dieta deficiente?

Según el Estudio de la Carga Global, las dietas más perniciosas en el mundo son las que contienen:

  • Demasiada sal, un factor que está vinculado a tres millones de muertes.
  • Muy pocos granos integrales, que se asocia con otros tres millones de muertes.
  • Y muy poca fruta, que afecta a dos millones.

Otros factores principales son bajos niveles en el consumo de nueces, semillas, vegetales, fibra y omega-3 encontrados en los mariscos. El exceso de sodio y de bebidas endulzadas con azúcar también supera el nivel recomendado en casi todas las regiones con dietas deficientes.

Christopher Murray, director del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, le comentó a la BBC que “… la dieta es uno de los impulsores dominantes de la salud en todo el mundo. Es algo que tiene bastante peso«.

¿Por qué estas dietas son tan peligrosas?

Uno de los mayores peligros de estas dietas es el consumo excesivo de sal, que eleva la presión arterial y aumenta el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La sal también puede tener un efecto directo en el corazón y en los vasos sanguíneos, lo que puede provocar una insuficiencia cardíaca. De los 11 millones de muertes relacionadas con las dietas deficientes, al menos 10 se deben a enfermedades cardiovasculares, consecuencia directa de los altos niveles de sodio. Los cánceres y la diabetes tipo 2 conforman el resto de las muertes relacionadas con la dieta.

Del mismo modo, los alimentos procesados también influyen en el padecimiento de estas enfermedades, así como en el desarrollo de la obesidad y 12 tipos de cáncer, alertó Anna Díaz Font, miembro del Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer.

Los granos enteros, las frutas y los vegetales, por su parte, son alimentos «cardioprotectores» que producen el efecto contrario y reducen los riesgos de problemas cardíacos. Por eso, su bajo consumo o su ausencia total en las dietas permiten el desarrollo de los problemas del corazón.

Foto Referencial

Lea también: ¿Por qué las dietas no les funcionan a todos como deberían?

¿Cómo es la dieta Latinoamericana en comparación con otras regiones?

América Latina se distinguió negativamente por su consumo excesivo de carne roja, especialmente en Argentina, Chile, Uruguay, Brasil y Paraguay; y grasas trans en México, Centroamérica, Colombia y Venezuela.

En las muertes estimadas por cada 100.000 habitantes, los países que peor figuran de nuestra región son Haití, con 425,3; Honduras, con 271,1; República Dominicana, con 256,4; Bolivia, con 249,3; y Venezuela con 239. México, por su parte, se ubica en el puesto 57 a nivel mundial, y en la mitad de la tabla latinoamericana, con una tasa de 192,6. Sin embargo, destaca por tener el mayor número de muertes por diabetes 2, asociada al alto consumo de azúcar, de los 20 países más poblados del mundo y también fue el número uno por muertes vinculadas al bajo consumo de nueces y semillas.

Por el otro lado del ranking, encontramos al Perú con la menor tasa de muertes por mala alimentación, de solo 106,9, ubicado en la novena posición a nivel mundial. Le siguen Puerto Rico (125,7), Panamá (142,8), Colombia (143,1), Costa Rica (153,2) y Chile (158,3).

Otros aspectos positivos son el buen nivel de consumo de legumbres en países como Brasil, Paraguay y en el Caribe, y que el porcentaje de muertes asociadas a la dieta de nuestra región es menor que el promedio global.

En cuanto a otras regiones del mundo, los países del sudeste, sur y centro de Asia se encuentran entre los más afectados por dietas deficientes. Uzbekistán reflejó el mayor número de muertes en este estudio, registrando 892. Japón y China también se presentan como dos casos preocupantes por su consumo de sal.

En lo más alto, Israel encabeza la lista de países con menor número de muertes, con tan solo 89 por cada 100.000 habitantes. Luego,  figuran países mediterráneos como Francia y España.

Foto Referencial

Recomendaciones de los expertos para mejorar las dietas

Según esta investigación, los alimentos saludables que más escasean en la mayoría de las dietas en todo el mundo son las nueces y semillas. Y esta carencia es la principal causa de muertes vinculadas a la mala alimentación en toda América Latina.

Si bien incorporar estos alimentos en nuestra dieta puede parecer una solución sencilla, existen varios factores que dificultan su consumo. Uno es que las personas tienen una idea errónea de que las nueces y semillas los hacen subir de peso. De acuerdo con la  profesora Nita Forouhi, de la Universidad de Cambridge, «la percepción es que son pequeños paquetes de energía que te harán engordar. Pero lo cierto es que están llenos de grasas buenas«.

Los otros problemas, es que no son un alimento común para la mayoría de las personas y su costo impide que puedan acceder a ellos. Aun así, para el profesor Murray, «el gran reto de la gente es aumentar el consumo de granos integrales, frutas, nueces, semillas y vegetales, y reducir la sal en la medida de lo posible«.

Con información de:

bbc.com/mundo

Lea también: ¡Atención! Las famosas dietas Detox de enero pueden resultar peligrosas

Déjanos tus comentarios