La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, representando de un 10-15% de su peso. En humanos, la piel se forma durante las primeras semanas de gestación del feto desde un conjunto celular común con el cerebro llamado ectodermo. Por tanto, en el feto, el sistema nervioso se desarrollará conjuntamente con la piel hasta un momento conocido como neurogénesis, en el que ambos sistemas se separarán. Precisamente, por este origen común, estos órganos se encuentran ampliamente relacionados y comparten muchos sistemas de regulación.

Durante las situaciones de estrés, la piel reacciona liberando gran cantidad de hormonas. Entre estas hormonas, se encuentran la hormona liberadora de corticotropina (CRH), catecolaminas (adrenalina y noradrenalina) y una molécula conocida como sustancia P. La liberación de estas moléculas genera diversos efectos sobre la piel, modulación de las respuestas inflamatorias, formación de sebo, aumento/disminución de la microcirculación de la piel.

Cuando un estrés emocional se produce, el cerebro también es capaz de responder con gran cantidad de mensajeros que desencadenan muchas respuestas en el organismo. Como es de esperar, y al compartir el mismo origen germinal (recordar que tienen un origen común), muchas de las moléculas que utiliza como mensajeras, son las mismas que la piel es capaz de reconocer. Entre ellas, la más importante es el CRH.

Algunas enfermedades son: dermatitis seborreica psoriasis, acné, dermatitis atópica, alopecia areata o vitíligo.

Y en esta oportunidad hablaremos de la dermatitis seborreica, por lo que, primero lo primero.

Foto Referencial

Lea también: Psoriasis nerviosa: síntomas y causas

¿Qué es la dermatitis seborreica?

Es un proceso cutáneo corriente, crónico y molesto, que causa escamas amarillentas sobre el cuero cabelludo o la cara, aunque también puede afectar a otras zonas. Este proceso vitalicio puede ser controlado con el uso correcto y frecuente de productos para el cabello y la piel especialmente formulados.

La dermatitis seborreica (también conocida como eccema seborreico) es el proceso médico que, en muchos casos, es la causa subyacente de caspa. En lactantes, aparece en forma de costra láctea.

Hasta el 50% de la población adulta sufre caspa, con escamas floculares, amarillentas, sobre el cuero cabelludo, mientras que un número significativo presenta también un proceso inflamatorio en el cuero cabelludo.

Se acompaña frecuentemente de piel enrojecida. La dermatitis seborreica puede aparecer también en numerosas zonas diferentes de la piel, como áreas de piel grasa dentro de la oreja. Entre las demás zonas corrientemente afectadas destacan las cejas y los párpados, la nariz, los pliegues nasolabiales y la parte media del pecho. La dermatitis seborreica no es contagiosa ni está causada por una higiene deficiente.

Síntomas de la dermatitis seborreica

Escamas cutáneas blancas y floculares o amarillentas, grasas y adherentes: #caspa, en el cuero cabelludo, el cabello, las cejas, la barba o el bigote.

-Manchas de piel grasosa recubiertas de escamas blancas o amarillas o costras en el cuero cabelludo, el rostro, los costados de la nariz, las cejas, las orejas, los párpados, el pecho, las axilas, la zona de la ingle o debajo de las mamas.

Picor en la piel, tanto que puede llegar a ser intensa si la piel se infecta, dando lugar a picor adicional y sangrado potencial si el paciente se rasca.

-Puede haber caída del cabello en zonas afectadas.

-Eritema leve.

Lesiones en la piel.

Foto Referencial

No olviden que los signos y síntomas pueden ser más graves si estamos estresados, y también tienden a exacerbarse en las temporadas frías y secas.

¿Cuándo estar alerta?

La pregunta que normalmente me hacen es ¿Cuándo necesito estar más atento? Yo les diría, siempre debemos estarnos chequeando, pero una alerta acerca de la dermatitis seborreica es si:

  • Estás tan incómodo que no duermes o te distraes de tus rutinas diarias.
  • La enfermedad te causa vergüenza y ansiedad.
  • Sospechas que tienes la piel infectada.
  • Has intentando medidas de cuidado personal sin éxito.

Causas

La dermatitis seborreica ha sido relacionada con numerosas causas

Se ha comprobado su carácter hereditario, dada la mayor probabilidad de que se afecten hijos de personas afectadas.

También se conoce su relación con la irritación causada por un hongo llamado malassezia, que coloniza en zonas cutáneas muy grasas, y causa microinflamaciones, que dan lugar a picor en la piel y el cuero cabelludo.

Pueden incrementar el riesgo otros factores: cambios hormonales, dieta deficiente o ingestión de alcohol, fatiga, climas extremos, uso infrecuente de champú, limpieza deficiente de la piel y obesidad.

Pueden asociarse a dermatitis seborreica procesos neurológicos, entre los que destacan la enfermedad de Parkinson, los traumatismos craneoencefálicos y los accidentes cerebrovasculares. El VIH también ha sido relacionado con un aumento de casos de dermatitis seborreica.

¡ATENCIÓN!

El estrés hace que la piel reaccione de formas variadas: brotes acneicos repentinos, urticaria, sudoración excesiva, herpes bucales… y a nivel del cuero cabelludo provoca sequedad y picores, caspa, caída del cabello… Incluso procesos más crónicos como la dermatitis seborreica, la psoriasis y la dermatitis atópica a nivel capilar pueden agravarse con el estrés.

Nuestro cuerpo es muy sabio y hay que prestarle más atención. Es normal que tengas momentos del año más estresantes, pero hagan lo que esté en sus manos para que no se conviertan en una rutina.

Foto Referencial

Lea también: Caída del cabello por estrés

Dra. Margarita Botero

Especialista en obesidad y medicina antienvejecimiento

Instagram: @drabotero

@energiavitalactiva

Déjanos tus comentarios