Foto Referencial

¿Has escuchado hablar sobre el bournout o el síndrome del trabajador quemado?, esto se trata de un trastorno emocional que está vinculado con el ámbito laboral, causado por el estrés del trabajo y que la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo reconocerá como un síndrome que puede afectar tanto físico como psicológico la salud del empleado.

La ansiedad y la depresión son dos de los síntomas más comunes del bournout. Ambos estados emocionales, en su gran mayoría son los culpables de tantas bajas laborales en la actualidad.

El síndrome del trabajador quemado, suele aparecer por lo general en personas que han escogido su oficio de manera vocacional, pero que lo desempeñan de forma obligatoria.

En principio, las manifestaciones y el malestar solo afecta la vida laborar, pero puede llegar a alcanzar la vida social y familiar de la persona que sufre el bournout.

Foto Referencial

Lea también: Decálogo para controlar el estrés laboral

Causas del bournout

El entorno laboral, las condiciones y la carga operativa son los principales detonantes del síndrome del trabajador quemado.

Un trabajador expuesto de forma continua a altos niveles de estrés, excesiva carga de trabajo, poca autonomía, poca  empatía con sus compañeros de trabajo, ausencia de solidaridad y apoyo y falta de formación para desempeñar las tares puede causar un estrés crónico que termine provocando el burnout.

Cualidades personales

No existe un perfil de la persona que pueda sufrir dicha afección, sin embargo existen cualidades y rasgos personales que puede indicar si un trabajador es propenso o no a desarrollar el síndrome.

Empleados conformistas, inseguros y dependientes son los que más probabilidades tienen de sufrir ansiedad y depreciación, ya que constantemente están enfrentándose a situaciones estresantes.

Síntomas

Las principales manifestaciones de este síndrome son:

  • Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia.
  • Baja autoestima.
  • Poca realización personal.
  • Estado permanente de nerviosismo.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Comportamientos agresivos.
  • Dolor de cabeza.
  • Bajo rendimiento.
  • Absentismo laboral.
  • Impaciencia e irritabilidad.
  • Comunicación deficiente.

Prevención

El síndrome del trabajador quemado si es prevenible, y parte gripalmente de la empresa. La organización debe tomar medidas y evaluar las situaciones que generan estrés en el empleado, para así tomar las decisiones más adecuadas en aras de ganar – ganar.

Para ello deben mejorar la organización y proveer de herramientas necesarias para que el trabajador pueda realizar sus tareas de forma adecuada y no tenga tanta sobrecarga laboral.

En segundo lugar, el trabajador debe adquirir una actitud más asertiva, estableciendo una relación comunicacional, sin discutir, ni someterse a la voluntad del resto de compañeros y defendiendo sus convicciones.

Asimismo, es recomendable que el empleado modifique sus expectativas en el trabajo, es decir, dejar las ambiciones a un lado y enfocarse a la realidad.

Foto Referencial

Tipos de Burnout

El síndrome del trabajador quemado puede dividirse en dos tipos:

  • Activo: El empleado mantiene una conducta asertiva. Se relaciona con elementos externos a la profesión.
  • Pasivo: Suele tener sentimientos de apatía y se relaciona con factores internos psicosociales.

Diagnóstico y tratamiento

Para poder diagnosticar el síndrome del bournout, los especialistas tienen que conocer los síntomas de la patología y realizar una entrevista clínica con el empleado que les permita averiguar si existe la sospecha de padecer la enfermedad.

En cuanto al tratamiento, las estrategias para combatir el bournout están enfocadas en reducir los niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Lea también: ¡Soy adicto al trabajo!

Con Información de:  cuidateplus.marca.com/

Déjanos tus comentarios